Alemania y Francia salen de recesión antes de lo previsto

La recuperación de esas economías alienta las esperanzas en el resto Europa.

La inesperada vuelta al crecimiento de las economías alemana y francesa entre abril y junio, tras cuatro trimestres consecutivos de caídas, alienta las esperanzas de recuperación en Europa, donde la actividad continúa cayendo pero a un ritmo cada vez menor.

Según los primeros datos difundidos el jueves por Eurostat, la oficina estadística comunitaria, en el segundo trimestre el PIB de la zona del euro bajó el 0,1%, y el 0,3% en la UE, muy por debajo del retroceso del 2,5% y 2,4%, respectivamente, registrado en el primer trimestre.

Estas cifras indican que la recesión en la que Europa lleva sumida más de un año podría haber tocado fondo en los primeros meses del año y que la economía estaría ya en la senda de la recuperación.

El Banco Central Europeo respaldó este moderado optimismo al señalar que "la recesión global ha tocado fondo" y que en la zona del euro "el ritmo de contracción se ralentiza claramente".

La autoridad monetaria europea vaticinó que el área del euro volverá en 2010 a tasas de crecimiento positivas, aunque insistió de que la incertidumbre continúa siendo elevada.

Desde la Comisión Europea indicaron que lo peor de la crisis "parece haber quedado atrás" y mostraron su satisfacción porque las "ambiciosas" medidas adoptadas por la UE para estabilizar los mercados financieros y sostener la demanda interna han surtido efecto.

El frenazo en el desplome de la economía europea se debió, principalmente, al impulso de Alemania y Francia, donde la actividad creció el 0,3% en el segundo trimestre, una evolución mejor de lo que anticipaban los analistas que pone fin a cuatro trimestres seguidos de contracción.

Alemania, la primera economía de la UE, logró recuperar el crecimiento tras la acusada bajada de los tres primeros meses, cuando la actividad se hundió el 3,5%.

Francia, por su parte, pasó de un retroceso del 1,3% de enero a marzo a apuntarse un incremento del 0,3%.

En ambos casos, la mejora se sustentó en el consumo interno y en el avance de las exportaciones.

En la mayoría de países -de los diecisiete para los que ya hay datos disponibles- la situación mejoró en el segundo trimestre, aunque sólo Grecia (0,3%) , Portugal (0,3%) y Eslovaquia (2,2%) se apuntaron también avances del PIB.

En España, el Instituto Nacional de Estadística difundirá mañana su primer cálculo sobre la evolución de la economía entre abril y junio, pero según el Banco de España la actividad continuó bajando, el 0,9%, aunque menos que en el trimestre previo (cuando cayó el 1,9%).

En lo que se refiere a las otras grandes economías de la UE, en Reino Unido también se moderó el desplome, ya que la actividad pasó de caer el 2,4% al 0,8%.

En la misma línea, el PIB italiano retrocedió en el segundo trimestre el 0,5%, frente al 2,7% en los tres primeros meses del año.

Si se compara con el segundo trimestre de 2008, la economía en el área de la moneda única se contrajo de abril a junio el 4,6% y el 4,8% en toda la Unión, frente al 4,9% y 4,7%, respectivamente, registrado entre enero y marzo.

Todos los países con datos disponibles vieron caer su PIB en términos interanuales.

Según Eurostat, en Alemania la bajada fue del 5,9% (ocho décimas menos que en el trimestre previo) y en Francia del 2,6% (ocho décimas menos).

La economía británica se contrajo el 5,6% en relación a un año antes (frente al 4,9% anterior) y la italiana el 6% (la misma tasa).

Los tres países bálticos, y especialmente Lituania, donde la actividad cayó el 12,3% en el trimestre y el 22,6% en comparación interanual, se sitúan como los países socios con la peor evolución económica los últimos meses.

n/a