Colombia y Venezuela trasladan a la OEA rencillas sobre acuerdo militar

El embajador colombiano calificó de proyecto intervencionista las intención de Chávez en el país.

Las tensiones entre Colombia y Venezuela por el acuerdo militar pactado entre Bogotá y Washington se trasladaron el miércoles a los pasillos de la OEA, donde Colombia se quejó del "proyecto intervencionista" del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Durante una sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), el embajador de Colombia ante el organismo regional, Luis Alfonso Hoyos, presentó, como estaba previsto, la "más enérgica protesta" por lo que catalogó como el "proyecto intervencionista" de Chávez en los asuntos internos de su país.

Hoyos instó a Chávez a que utilice sus "capacidades y talentos" de forma constructiva en el continente, "sin sembrar más odio, respetando las diferencias y no interviniendo en los asuntos internos de Colombia".

Pero el embajador de Venezuela ante la OEA, Roy Chaderton, ya tenía lista su respuesta y aunque no se refirió a la denuncia inmediata de Colombia, sí arremetió contra la "oligarquía colombiana" y contra "países que por infortunio parecen adictos a la guerra".

La causa inmediata de la denuncia de Colombia fueron las declaraciones que hizo el domingo pasado el presidente venezolano en su programa "Aló, presidente", en el sentido de que la "burguesía colombiana tiene miedo de que la voz de Chávez sea oída por el pueblo de Colombia, por eso hay que hacer todo lo que haya que hacer".

Chávez también señaló que ordenó "investigar" a todas las empresas colombianas en Venezuela para evitar que enmascaren capitales provenientes del narcotráfico.

En el mismo programa, Chávez criticó el acuerdo militar entre EE.UU. y Colombia, pendiente de una firma y que autoriza a Estados Unidos el uso de siete bases militares en territorio colombiano, en el combate al narcotráfico y el terrorismo.

Para Chávez, la intención de Estados Unidos es incrementar su presencia militar y controlar los recursos naturales de la región.

El Gobierno de Chávez tiene previsto presentar este viernes en la cumbre extraordinaria de presidentes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en Argentina, un informe estadounidense para desmontar "las mentiras" de Colombia sobre el acuerdo militar.

En ese sentido, Chaderton reiteró que el acuerdo militar viene acompañado por "vientos de guerra".

Posteriormente a su presentación, Chaderton dijo a los periodistas que las relaciones entre Colombia y Venezuela se encuentran "en el peor momento", a la vez que acusó al presidente Álvaro Uribe de "desatar un creciente antivenezolanismo en Colombia".

En este sentido, Michael Shifter, analista del Diálogo Interamericano, dijo a Efe que las relaciones entre ambos países "han alcanzado un punto bajo, ya que la desconfianza entre Uribe y Chávez es profunda".

Sin embargo, ambos presidentes tienden a ser "pragmáticos y comprenden que sus países están tan entrelazados que si la situación empeora podría afectar a los dos".

Chaderton consideró que la protesta de Colombia ante la OEA constituye un "grave error diplomático" y que, a su juicio, tenía el objetivo de "provocar ruido para cubrir con una cortina de humo las novedades que puedan salir de la cumbre de Bariloche el próximo viernes".

Hoyos destacó que el proyecto expansionista de Chávez "está violando principios fundamentales de las relaciones entre Estados", consagrados en la Carta de Naciones Unidas, la Carta de la OEA, y la Carta Democrática Interamericana.

Asimismo, Hoyos pidió que la tragedia de la violencia en Colombia sirva para ayudar a ese país a hacer frente a "las bandas de narcotraficantes que nos causan daño".

"No es sembrando rencor y rabia como se construyen sociedades más humanas", afirmó Hoyos.

"No es despreciando a los que piensan distinto como se construye una democracia, no es silenciando a la prensa y callando a los periodistas como se defiende la libertad de expresión", señaló, en alusión a las últimas acciones de represión de Chávez.

En declaraciones a los periodistas, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, expresó su deseo de "que se mejore (la relación) y que se rebaje la retórica" entre ambos países.