Terminó Olimpiada Iberoamericana Fides

La competencia dejó en la memoria sonrisas y ejemplos de superación.

La III Olimpiada Iberoamericana Fides terminó en Bogotá, con unos 2.000 deportistas sonrientes y orgullosos al lucir sus medallas sin importar el metal.

En el evento participaron deportistas con discapacidad cognitiva de diez países que durante una semana se unieron en torno a los ideales de la solidaridad y la superación.

Cada uno estuvo siempre atento y listo en las diferentes disciplinas deportivas en las que compitió, y a las que llegó con total seriedad y disposición para cumplir de la mejor manera.

Pero lo mejor fue que en su actitud nunca existió la rivalidad y mucho menos en su vocabulario: sencillamente cada uno se limitó a hacer lo suyo para luego, sin importar el puesto ocupado, salir y abrazar a su familia.

Entonces las sonrisas y las felicitaciones no se hicieron esperar. Y la motivación y el apoyo estuvo a la orden del día.

“Es que con estas oportunidades como las Olimpiadas, ellos tienes grandes satisfacciones, diferentes a las del común de la gente”, señaló Gladys Bosa, delegada de Venezuela.

“Por eso nuestra obligación es brindarle a personas tan especiales como ellos, la oportunidad para que tengan estos logros, pues los toman con gran seriedad, les dan disciplina, constancia y al final alguna medalla”, agregó la delegada venezolana.

“Por ejemplo todos nuestros chicos llevan medallas, en natación, en atletismo y fuimos también medalla de oro en baloncesto”, comentó Bosa, al hacer el balance deportivo de su grupo.

Pero las sonrisas y la alegría no fueron solamente de los deportistas, sino también de los familiares, que gozaron y compartieron sus logros.

“Mi hijo ganó el primer puesto en bolos, estoy muy orgullosa y muy emocionada”, señaló la colombiana Ana Espinoza, madre de Ernesto José Gutiérrez, quien se colgó una de las medallas de oro entregada en bolos.

“A nivel físico y mental el deporte le ha ayudado mucho a mi hijo, y es bueno para todos porque los enriquece en todos los aspectos. En el caso de los bolos él tiene buena disposición y le gusta lo que hace. El es feliz y me ha hecho feliz a mí”, agregó la orgullosa madre de Ernesto José.

En las Olimpiadas Fides participaron deportistas con discapacidad cognitiva de Argentina, Canadá, Colombia, Cuba, Ecuador, México, Paraguay, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela.

Los deportistas compitieron en atletismo, baloncesto, bolos, ciclismo, equitación, fútbol, gimnasia, natación, patinaje, sóftbol, tenis de campo y artes marciales, además de tres deportes de exhibición: capoeira (destrezas individuales), levantamiento de potencia y taekwondo.