Presentan a la mina de oro La Colosa como dinamizadora de la economía

El terreno que gestiona Anglo Gold en Cajamarca abarca numerosos pastos.

La mina de oro de La Colosa en Cajamarca (Tolima) se perfila como el proyecto de exploración más importante de Colombia que además impulsaría la economía del país, a pesar de la polémica que suscitó entre defensores del medio ambiente en sus primeras fases.

La mina de oro de La Colosa fue descubierta por la empresa sudafricana Anglo Gold Ashanti, en un hito minero que la convirtió, según el presidente de la compañía, Rafael Hertz, en "el yacimiento más grande hallado en los últimos 10 años en todo el mundo".

La tradición de la minería subterránea en Colombia se restringía al carbón y a otros metales, y a pesar de que en la actualidad se están desarrollando otros proyectos en materia áurea, ninguno de ellos ha alcanzado el potencial de La Colosa, que podría generar 800.000 onzas de oro al año.

Esto se debe, según fuentes de la empresa, a que la inversión extranjera se ha sentido atraída por las mejoras en seguridad en Colombia y a la facilidad de acceso a esta mina.

Sin embargo, el proyecto de exploración está paralizado desde hace más de un año, cuando las autoridades ambientales de Tolima señalaron que las primeras perforaciones impactaban sobre la reserva forestal en la que se encuentra y en los acuíferos colindantes.

El responsable del desarrollo ambiental de la multinacional, Lucas Ramírez, explicó que esa reserva fue delimitada en 1952, con el fin de ser explotada, y que aún quedan evidencias de que se desarrolló la ganadería y la agricultura en tiempos pasados.

El terreno que gestiona Anglo Gold en Cajamarca abarca numerosos pastos, zonas rocosas y rastrojos, y el bosque protegido se halla alejado del área de trabajo, en la cima de una montaña que supera los 3.000 metros de altitud sobre el nivel del mar.

En cuanto al manejo de los acuíferos, la vocera de la empresa, Carolina Rueda, resaltó que en las 52 plataformas ya perforadas no se ha encontrado ninguno, pero que "habría que hacer los estudios completos para determinar si los hay y qué se va a hacer con ellos".

Además, el área de exploración se encuentra entre dos nacimientos de agua, las quebradas La Colosa y La Arenosa, de las que, según Rueda, "no se ha extraído más para las exploraciones que lo que exige el consumo doméstico".

La vocera opinó que la polémica medioambiental responde a "una discusión anticipada frente a un tema sobre el que no se tienen respuestas todavía porque no se han hecho los estudios necesarios".

Y es que el Gobierno de Álvaro Uribe hizo público que La Colosa contaba con 12,3 millones de onzas del metal de "recursos inferidos" , categoría que indica que se conoce que pueden existir estas reservas, pero que no está probado.

La empresa había solicitado un área de sustracción de 515,75 hectáreas de la reserva forestal para culminar la etapa de exploración, pero el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial sólo le autorizó operar en 6,39 hectáreas.

El pasado 14 de agosto, el Gobierno impuso nuevas limitaciones de perforación dentro de las 6,39 hectáreas y solicitó que la empresa presentara una serie de estudios que, a juicio de Rueda, "no son usuales para la etapa en que nosotros estamos, que es temprana, lo que implica un aumento de los costos y demora en la exploración".

Anglo Gold tendría que invertir 200 millones de dólares más en este proyecto, que espera retomar cuanto antes en los estudios de "prefactibilidad y factibilidad" , y reconoce que "si los resultados no aseguran que es técnica, económica, social y ambientalmente factible, no se podrá desarrollar".

La Colosa ocuparía el tercer lugar entre las minas de oro más importantes de Latinoamérica, tras la de Yanachocha, en Perú, y la Escondida, en Chile.

Temas relacionados