Secuestro y orden de rescate entorpece entrega rehenes en manos de Farc

El anuncio fue hecho por la Cruz Roja Internacional (CICR).

El secuestro de un gobernador por parte de la guerrilla de las Farc en Colombia y la orden del presidente Alvaro Uribe de rescatarlo afectan el proceso para la liberación de dos rehenes próximos a ser entregados, dijo el martes la Cruz Roja Internacional.

Las Farc secuestraron el lunes en la noche al gobernador del departamento del Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, en una demostración del poder militar de los rebeldes y de desafío al Gobierno.

En respuesta, el mandatario ordenó a las Fuerzas Militares y a la Policía Nacional no ahorrar esfuerzos para rescatar al político, de 69 años, tomado como rehén por los rebeldes durante un asalto a su residencia en la ciudad de Florencia.

"Lo que ha sucedido es muy nocivo para el proceso, no es posible avanzar y concretar las entregas si no hay garantías de seguridad", dijo a Reuters el portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja en Colombia, Pascal Jeuier.

El secuestro y la orden de Uribe de rescatar al gobernador, así como a 24 efectivos de las Fuerzas Armadas privados de la libertad por los rebeldes, algunos desde hace más de 12 años, se produjeron en momentos en que se avanzaba en la logística para la entrega del sargento Pablo Emilio Moncayo y del soldado Josué Daniel Calvo.

Las Farc se comprometieron desde abril a liberar a los dos militares y a entregar los restos del oficial de la Policía Nacional Julián Ernesto Guevara, muerto en cautiverio.

La entrega no se concretó en principio por la exigencia de Uribe a las Farc para que liberaran simultáneamente a los 24 rehenes con el argumento que con las entregas escalonadas el grupo rebelde buscaba ganar protagonismo político y limpiar su imagen en la antesala de las elecciones del 2010.

Las Farc buscan intercambiar a sus rehenes de carácter político por cientos de guerrilleros presos. Los familiares de Moncayo y de Calvo temen que el proceso para su liberación, que se consideraba era cuestión de días, sea suspendido indefinidamente por el secuestro del gobernador y la reacción de Uribe.