Oposición exige cese de racionamiento "discriminatorio" de electricidad

Piden que se adelante en 60 minutos la hora legal venezolana para aprovechar mejor la luz solar.

La oposición venezolana exigió hoy al Gobierno la suspensión "inmediata" del fuerte racionamiento eléctrico que aplica en todo el país, con excepción de Caracas, por considerarlo "discriminatorio".

Los once partidos opositores aglutinados en la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) también demandaron la aplicación de un "nuevo plan de racionamiento" del servicio, cuya concepción sea "acordada con los ciudadanos" y las administraciones municipales y regionales.

La Mesa propuso además que "mientras dure" la contingencia, "se adelante" en 60 minutos la hora legal venezolana "para aprovechar mejor la luz solar".

Venezuela retrasó en 30 minutos su hora legal en diciembre de 2007, para adecuar la vida de la población al movimiento aparente del sol y disfrutar de los beneficios que ello produce en la salud, según argumentó entonces el Gobierno del presidente Hugo Chávez.

El Ejecutivo anunció la tarde del martes pasado un cronograma de cortes eléctricos programados, de entre dos y cuatro horas cada dos días o menos, dependiendo la zona, que se aplica desde la madrugada del miércoles en todo el país con excepción de Caracas, donde fue suspendido por el presidente Chávez ese mismo día.

Ese cronograma oficializó los apagones que desde el año pasado sufren con una altísima frecuencia casi todas las regiones del país, en una crisis atribuida a la sequía por el Gobierno.

En un comunicado, la MUD reiteró que la crisis del sector eléctrico, controlado por el Estado, es consecuencia de la "irresponsable gerencia" de Chávez, quien en sus 10 años de Gobierno no habría realizado las inversiones para hacer frente al previsto incremento de entre "3,5 y 4 por ciento" en la demanda nacional.

"A pesar de conocer estas tendencias, el Gobierno no anticipó y aplicó los correctivos necesarios para satisfacer las necesidades de la demanda" , que se ubica actualmente "por encima de 17.000 megavatios en horas y días pico" , precisó la MUD en su comunicado
La capacidad instalada de generación del Sistema Eléctrico Nacional es de alrededor de 23.000 megavatios, pero "solo 17.000 megavatios están en capacidad operativa" , denunció la Mesa.

Destacó que "el 70 por ciento o más de la demanda" nacional "está siendo satisfecha por generación hidroeléctrica" , pero alertó que esa "circunstancia no justifica las actuales limitaciones" del servicio.

Brasil y Colombia

"Países de la región como Brasil y Colombia, que utilizan hasta un 80 por ciento de hidroelectricidad, no han sometido su población a racionamiento permanente" , argumentó la MUD.

Señaló que el parque térmico de generación eléctrica local "está muy deteriorado, y las nuevas plantas tienen retrasos muy importantes en su ejecución y operación".

Chávez sostuvo ayer que la "sequía es la única razón" del racionamiento eléctrico, aunque reconoció que su Gobierno ha incurrido en cierto "manejo ineficiente" del sector.

También afirmó que "no tiene ningún complejo en reconocer sus errores" , en referencia a la suspensión el miércoles, el mismo día de su intempestiva implementación, del racionamiento en Caracas, e hizo un llamado a que se "sigan aplicando" los cortes programados del servicio "pero bien".

El Gobierno estudia reiniciar el racionamiento en Caracas "de tal manera que afecte lo menos posible a las familias" , dijo el jueves el vicepresidente venezolano, Ramón Carrizález, sin más detalles.

Un reciente informe de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) señaló que el servicio colapsaría en todo el país a más tardar en mayo próximo si sigue bajando el nivel del embalse del Guri y si no se reduce el consumo nacional.

El embalse del Guri, en el sureño estado de Bolívar, genera alrededor del 70 por ciento de la electricidad del país. El informe de la Corpoelec incluyó medidas de ahorro, entre ellas la restricción del uso electricidad en los centros comerciales, vigente desde el pasado 1 de enero, y la bajada del consumo del sector público, para la cual el Gobierno ya decretó una reducción de la jornada laboral a cinco horas durante 150 días.