OIEA no puede confirmar naturaleza pacífica del programa nuclear de Irán

El Organismo Internacional de Energía Atómica asegura que el país oriental no ofrece la cooperación necesaria.

El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, advirtió en Viena de que sus inspectores no pueden confirmar la naturaleza pacífica del programa nuclear de Irán.

"No podemos confirmar que todo el material nuclear en Irán esté destinado a actividades pacíficas porque Irán no ha ofrecido al organismo la cooperación necesaria", manifestó el japonés en la apertura de una reunión de la Junta de Gobernadores.

Según Amano, quien asumió su cargo en diciembre pasado, la "cooperación necesaria" incluye "aplicar las resoluciones relevantes de la Junta de Gobernadores (del OIEA) y del Consejo de Seguridad de la ONU" y aplicar el protocolo adicional del Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP).

Este protocolo concede a los expertos del OIEA el poder de realizar inspecciones sin aviso previo en cualquier instalación de la República Islámica, dónde y cuándo consideren necesario.

Por otra parte, el director general del OIEA exigió hoy de Teherán "el esclarecimiento de asuntos relacionados con posibles dimensiones militares del programa nuclear iraní".

Además, instó a Irán a cumplir con su obligación de avisar con antelación en caso de planificar y construir nuevas instalaciones nucleares.

"Exijo a Irán que dé los pasos hacia una plena aplicación de su acuerdo de salvaguardas (controles) y todas sus demás obligaciones como un asunto de alta prioridad", concluyó Amano en su discurso ante la Junta, el órgano ejecutivo del OIEA.

Esta evaluación crítica del nuevo director general se basa en el último informe técnico del organismo sobre las inspecciones en Irán.

Los inspectores del OIEA denuncian en ese documento la falta de cooperación de Teherán y expresan la sospecha de que Irán lleve a cabo actividades relacionadas con un programa nuclear militar.

Estados Unidos y la Unión Europea temen desde hace años que el programa nuclear de Irán tenga actividades clandestinas destinadas a fines militares, algo que la República Islámica rechaza.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha emitido desde 2006 tres rondas de sanciones contra Irán, sin tener hasta ahora el efecto deseado de una ampliada cooperación iraní con la comunidad internacional.

Temas relacionados