México negó extradición a Ecuador de Lucía Morett

En contraste, la familia de la mexicana presente en el campamento de 'Raúl Reyes' pidió prisión para el presidente Uribe.

México devolvió este lunes al gobierno de Ecuador, por conducto del embajador ecuatoriano, Galo Galarza, la solicitud de extradición que formuló en contra de la mexicana Lucía Andrea Morett por considerar que “no satisface los requisitos” de un tratado bilateral.

Morett está acusada en Ecuador de atentar contra la seguridad nacional después de que las autoridades la encontraran en el campamento de las Farc, bombardeado por el Ejército colombiano el primero de marzo de 2008, radicado en un enclave selvático ecuatoriano.

La Secretaría de Relaciones Exteriores explicó en un comunicado que la solicitud “no satisface los requisitos establecidos” en el Tratado de Extradición entre México y Ecuador, “ni en la Ley de Extradición Internacional, para iniciar el procedimiento correspondiente”.

Agregó que Ecuador había solicitado la extradición de Morett por los acontecimientos en Sucumbíos el pasado primero de marzo de 2008. Ya en meses pasados se había informado oficialmente que México había pedido a Ecuador “información adicional” sobre la petición de extradición de Lucía Morett.

De manera coincidente, este lunes en Ciudad de México los padres de los cuatro jóvenes mexicanos muertos en el ataque militar colombiano y de la sobreviviente Lucía Morett exigieron prisión para el presidente colombiano, Álvaro Uribe, a quien consideran “cómplice de la masacre”.

Dos años después del bombardeo colombiano, las familias se congregaron ante la embajada de Colombia en la capital mexicana, la cual, aseguraron, “está manchada de sangre”, y además, portaban pancartas con la imagen de sus hijos fallecidos y con el rostro de Uribe encabezado por un “se busca”. Una de las consignas que gritaban los familiares era “Uribe asesino, la cárcel es tu destino”.

El padre de Lucía Morett, Jorge Morett, aseguró a Efe que los cargos que se le atribuyen a su hija, en los procesos judiciales abiertos en Ecuador, Colombia y México, son “absurdos”. No hay fundamento legal, según Morett, “ni prueba alguna de que Lucía cometiese un delito”.