Condenan a 2 años de prisión a un ex dirigente del brazo político de ETA

El tribunal también le ha impuesto la pena de 16 años de inhabilitación absoluta, que le impedirá desempeñar cargos públicos o presentarse a las elecciones.

Arnaldo Otegi, ex portavoz de la ilegalizada Batasuna, considerada el brazo político de ETA, ha sido condenado a dos años de prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo.

La Audiencia Nacional española condenó a Otegi por su intervención en 2005 en un homenaje al preso etarra José María Sagarduy en un acto celebrado en el País Vasco, en el norte de España.

El tribunal también le ha impuesto la pena de 16 años de inhabilitación absoluta, que le impedirá desempeñar cargos públicos o presentarse a las elecciones.

El ex dirigente independentista se encuentra en prisión preventiva por intentar reconstruir Batasuna, formación que fue prohibida en 2003 en virtud de la Ley de Partidos, que contempla la ilegalización de una formación política por respaldar o amparar el terrorismo.

Además, Otegi tiene otras tres causas pendientes.

La sentencia que le condenó hoy por participar el 9 de julio de 2005 en Amorebieta (Vizcaya) en un homenaje al preso de ETA José María Sagarduy, se suma a la que ya le había impuesto la Audiencia Nacional por intervenir el 21 de diciembre 2003 en otra localidad vasca, Arrigorriaga, en un acto en recuerdo del dirigente de la banda terrorista José Miguel Beñarain Ordeñana, "Argala".

El ex portavoz de Batasuna fue detenido el pasado 13 de octubre junto a otras personas integradas en un grupo denominado "Bateragune", que pretendía ser el germen de la nueva dirección de la formación independentista.

Oregi también está procesado en un sumario en el que el juez Baltasar Garzón investiga la subordinación de Batasuna a ETA, hechos por los que la Fiscalía solicita 14 años de prisión.

Otro juez, Eloy Velasco, abrió el pasado 9 de octubre un juicio oral contra Otegi por una causa en la que se enfrenta a una petición fiscal de 18 meses de cárcel por los delitos de desobediencia, reunión ilícita y enaltecimiento del terrorismo por un mitin que Batasuna celebró el 14 de noviembre de 2004 en la ciudad de San sebastián.

Contra Otegi se han dirigido además otros procedimientos penales que han sido archivados o en los que ha resultado absuelto.

Aparte de las dos condenas por enaltecimiento, el ex portavoz de Batasuna cuenta en su historial con otra condena a un año de prisión que el Tribunal Supremo español le impuso en noviembre de 2005 por un delito de injurias al rey Juan Carlos.

Además, y antes de convertirse en la imagen de la izquierda independentista vasca, Otegi, que ingresó en ETA en 1977, fue condenado en 1987 a seis años de cárcel por el secuestro del empresario Luis Abaitua y salió en libertad el 4 de octubre de 1990, tras cumplir la mitad de la pena.

El tribunal que le condenó hoy reprocha en la sentencia que Otegi comparara el preso de ETA José María Sagarduy con el surafricano Nelson Mandela, "de manera absolutamente impropia y manifiestamente falsa".

"¿Qué tiene que ver el uno con el otro? Nada, absolutamente nada", concluye la sentencia dictada por los magistrados Ángela Murillo, Teresa Palacios y Juan Francisco Martel.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas