Escombros y desperdicios complican la recontrucción de Chile

Los habitantes de las zonas más afectadas están desesperados al verse rodeados por los desperdicios malolientes que invaden las calles.

Cuatro días después del terremoto en Chile, los habitantes de las zonas más afectadas por la tragedia que dejó al menos 799 muertos se están desesperando al verse rodeados por la cada vez mayor masa de escombros y desperdicios malolientes que invaden las calles.

En la ciudad de Concepción, la tercera del país y una de las más afectadas por el sismo de 8,8 grados en la escala de Richter que en la madrugada del sábado azotó al centro y sur de Chile, todavía no se ha visto un sólo equipo de rastrillaje para empezar a retirar los escombros que mantienen cortadas muchas vías.

Desde que se produjo la catástrofe no se han restablecido las tareas de limpieza en las vías, que acumulan montones de basura y desperdicios, restos en muchos casos de los masivos saqueos que en la jornada del domingo se reprodujeron en toda la zona.

La ciudad presenta prácticamente la misma imagen que el sábado, mientras que en las localidades más afectadas, como Dichato y Talcahuano, la situación es todavía peor
En estas ciudades costeras, duramente castigadas por el maremoto, el hedor a putrefacción se está tornando insoportable.

Las calles de la localidad pesquera de Talcahuano permanecen invadidas por escombros, decenas de contenedores y todo tipo de mercadería portuaria que el oleaje desplazó por todo el centro de la ciudad.

La población, cansada y hambrienta, no puede entender la total falta de organización que ha llevado a que cuatro días después de lo ocurrido la situación siga igual de desastrosa.

Son los propios vecinos los que se están comenzando a organizar para iniciar, en la medida de lo posible, las tareas de reconstrucción de unas localidades en las que va a pasar mucho tiempo hasta que pueda restablecerse la normalidad.

Aunque se han empezado a repartir productos básicos con cuentagotas, muchos vecinos siguen durmiendo en tiendas de campaña en las calles, protegidos por barricadas para evitar los saqueos, porque no tienen otro lugar donde hacerlo.

Además, para complicar la situación, desde que se produjo el desastre no ha vuelto a salir el sol y los días húmedos y fríos se han sucedido sin descanso
Muchas madres temen que sus hijos se enfermen y no puedan socorrerlos de ninguna forma.

"Como la situación siga así se van a multiplicar las enfermedades, especialmente los resfriados y las enfermedades respiratorias", denunciaba una mujer de las afueras de Concepción.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La Venezuela del carné de la patria

El nacimiento de las armas fantasmas

La Venezuela del carnet de la patria