Asamblea venezolana rechaza auto de juez español y oposición critica a Chávez

Los asambleístas solicitaron que la respuesta a España no sea "solo de papel".

La Asamblea Nacional venezolana rechazó el auto de un juez español que vincula al Gobierno de Hugo Chávez con una supuesta alianza de ETA y las Farc, mientras la oposición criticó al presidente Hugo Chávez por sus "relaciones dudosas".

La Cámara, de mayoría gubernamental, aprobó un "pronunciamiento" en contra del caso abierto por el juez Eloy Velasco tras las intervenciones de diputados que calificaron de "infames" las insinuaciones de que el Gobierno del presidente Chávez tenga nexos con la banda terrorista ETA y las Farc.

El parlamentario pro gubernamental Carlos Escarrá dijo que el magistrado español eligió interesadamente "la vía del 'show'" para dar a conocer el caso, y consideró que podía haber enviado una nota "rogatoria" a las autoridades venezolanas que incluyese las incógnitas que desea aclarar
Escarrá se refirió también a lo dicho hoy por el ministro de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, y comentó que Madrid "retrocedió" al afirmar que no pidió explicaciones a Venezuela sino simplemente información sobre el asunto.

Esta ha sido la primera reacción en Caracas a las declaraciones de Moratinos, quien aclaró este jueves que la intención del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, fue pedir "información" más que explicaciones a Chávez respecto a su supuesta ayuda para que ETA y las Farc entablaran una alianza.

El jefe de la diplomacia española hizo esta precisión después de que el miércoles el presidente venezolano asegurara que no tenía "nada" que explicar a Zapatero y le indicara que le preguntara a su ministro de Exteriores.

Chávez afirmó que antes de que Zapatero dijese -el lunes- que pedía explicaciones al Gobierno de Venezuela sobre este asunto, él ya había conversado con Moratinos, quien le explicó que la acusación del juez era un procedimiento judicial y, como tal, independiente del Gobierno.

El presidente venezolano afirmó que Moratinos en ningún momento le pidió explicaciones y que más bien le aclaró, dijo, que todo se debía a una actuación autónoma de un juez.

El juez Velasco procesó el pasado día 1 a seis presuntos miembros de ETA y a siete supuestos integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) por haber establecido supuestamente una alianza para atentar en España contra altos cargos de Colombia, como el presidente Álvaro Uribe.

En su auto, el magistrado considera que hay indicios de la "cooperación" del Gobierno de Venezuela en la presunta alianza.

Moratinos expresó su confianza en que Chávez colabore con la Audiencia Nacional para que se puedan aclarar los indicios de esos presuntos vínculos, y también dijo que cuando habló con el presidente venezolano y con su colega, Nicolás Maduro, ambos rechazaron cualquier connivencia con ETA.

En la sesión de este jueves de la Asamblea Nacional venezolana, otro diputado pro gubernamental, Luis Tascón, solicitó que la respuesta a España no sea "solo de papel" y planteó anexar un párrafo al "pronunciamiento" en el que se indique que Venezuela va a revisar las relaciones comerciales con España.

Posteriormente, el parlamentario retiró esa petición pero bajo la condición de que se le dé una nueva redacción al texto final que recoja una posición más dura que la expresada en la nota inicial.

Por su parte, Juan José Molina, diputado del opositor Podemos, dijo que el Gobierno venezolano debió aceptar los planteamientos del juez Velasco, lo que le valió el calificativo de "traidor" por parte de la bancada oficial.

Media docena de diputados de oposición, de entre los 167 de la Asamblea, votaron contra el texto al argumentar que en las relaciones internacionales debe privar la prudencia.

A su vez, los partidos y movimientos venezolanos opositores, reunidos en la llamada "Mesa de la Unidad Democrática" (MUD) acusaron este jueves al presidente Chávez de haber convertido internacionalmente a Venezuela en un "país sospechoso".

Las relaciones fraguadas por Chávez o miembros de su Gobierno con las Farc, "así como con otras organizaciones extraregionales catalogadas de terroristas (...) al igual que alianzas geoestratégicas con países considerados 'forajidos' han convertido a nuestro país, a nivel internacional, en un país sospechoso" , expresó la Mesa en un comunicado.

Esas sospechas van desde "cooperar con el narcotráfico" , hasta "alentar, propiciar o incluso apoyar movimientos terroristas internacionales" , añade el texto de la MUD, que considera que Chávez "debe explicaciones" al Gobierno español y al colombiano.

"Pero sobre todo y ante todo -subraya-, debe explicaciones al pueblo venezolano, que tiene que conocer, de una vez por todas, si con sus actuaciones el Gobierno nacional apoya, coopera y respalda a dos reconocidas organizaciones terroristas, como son Farc y ETA".

Temas relacionados