Changüa y arepa para ganar las elecciones

La cita del Partido Verde fue a las 7:00 a.m en el Desayunadero Santandereano de la Calle 42 con Caracas, en Bogotá.

Que mejor que un desayuno bien trancado para comenzar la larga jornada electoral donde se sabrá que tan buena idea fue el triunvirato de ex alcaldes. El primero en llegar fue Enrique Peñalosa, seguido por Lucho Garzón y finalmente apareció Antanas Mockus.

Unas cincuenta personas los acompañaron, con camisetas verdes. Se les veía contentos y de vez en vez vitoreaban su grito de batalla: ¡verde, verde, verde!. Peñalosa se les adelantó en el desayuno y pidió arepa santandereana, changüa, huevos pericos y jugo de maracuyá. Mockus ordenó una changua y Lucho prefirió arrancar el crucial día de elecciones con un buen caldo de costilla.

¿Qué es un buen resultado para el Partido Verde? Enrique Peñolosa dice que pasar el umbral.  “Sacar dos curules sería excelente y sacar tres sería el éxtasis”, comentó el espigado ex alcalde quien ya está pensando en que el año entrante sean centenares los candidatos del partido para convertirse en ediles, concejales y demás cargos de representación municipal en todo el país.

Las matemáticas de Lucho Garzón también son sencillas: “Si tenemos una votación por encima de 500.000 sería una ganancia extraordinaria”. Dice que seducir ciudadanos con una propuesta transparente en medio de “semejante burdel político” no es una tarea fácil. Si el Partido Verde supera el medio millón de votos eso significa que entraría en las grandes ligas. Si saca menos de esa cantidad los esfuerzos tendrán que redoblarse en los próximos 75 días de cara a las elecciones presidenciales.

Antanas Mockus llegó a estas elecciones renovado. Después de la derrota electoral de hace cuatro años dice que entendió que los procesos políticos requieren alianzas. “No basta un individuo, se necesita escuchar gente mejor que uno. También es importante la confianza en la innovación, inventar caminos nuevos”, comentó el visionario ex alcalde.

Contó que luego del duro golpe que significó la pasada elección para su incipiente partido, los visionarios, no se dejaron ahogar por el pesimismo. “Visionarios no creció numéricamente pero si se hizo más intensa la discusión”, relató Mockus. Dijo que en ese momento llegó a escribir una columna que tituló “Busco Partido” con la que pretendía convocar a otros que como él quisieran trabajar por un partido sin politiquería.

Ahora que encontró otros mosqueteros, asegura sentirse parte de “un trío musical donde la intervención de cada cual es excelente y los tonos se complementan” y donde lo importante no es un individuo sino el interés por sacar adelante un partido, que como lo asegura Peñalosa, debe ser protagonista de la política colombiana en las próximas tres décadas.

Temas relacionados