Eurodiputados buscan convencer a Japón para salvar al atún rojo

El país asiático compra el 80% de la producción de ese pez en la Unión Europea.

Los eurodiputados consideran que el atún rojo sólo podrá salvarse de la extinción si la UE y otros países consiguen convencer a Japón para que apoye un veto al comercio internacional de esa especie en la reunión que se celebra estos días en Doha (Qatar).

175 países de la Convención del Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) se reúnen hasta el día 25 en Doha con el futuro del atún rojo como asunto más destacado.

Los responsables del informe del Parlamento Europeo (PE) sobre la reunión de CITES han manifestado, en rueda de prensa, que es "crucial" convencer a Japón para que acepte las propuestas para prohibir la comercialización internacional de esa especie y su pesca industrial.

En Doha, la UE va a apoyar ese veto, pero siempre que entre en vigor a partir de 2011 y excluya a las flotas artesanales, como las almadrabas.

La Eurocámara aprobó hace semanas un informe en el que pedía a los países de la UE que respaldarán esa restricción, "que es la única solución para el pez", según han recordado hoy los europarlamentarios.

En concreto, se trata de incluir al atún rojo en el llamado Apéndice I del convenio CITES para especies en peligro, lo que en la práctica impedirá su comercio exterior y su pesca.

Japón, el mayor consumidor mundial, buscará evitar el veto e incluso ha anunciado que presentará una reserva para no aplicarlo.

Los eurodiputados han afirmado que, aunque es difícil persuadir a Japón para que pare el comercio de atún, es la única solución para que el pez no desaparezca.

Han recordado que ese país compra el 80 por ciento del atún rojo de la UE.

En cuanto a argumentos nipones como la tradición del "sushi", los europarlamentarios han señalado que tampoco es un plato tan antiguo: "es relativamente moderno, pero hoy en día es parte de su dieta".

En cuanto al futuro de otras especies en peligro, el PE está en contra de desclasificar el elefante del Apéndice I y rechaza que se restablezca el comercio de marfil.

El PE propone incluir varios tipos de tiburones en el Apéndice II, con lo que se limita pero no se prohíbe su comercio.

Temas relacionados

 

últimas noticias