Onu constata que las ciudades se llenan de tugurios conforme crecen

Los barrios de tugurios en todo el mundo albergan a 827,6 millones de personas.

La ONU alertó que la salud de las grandes ciudades del planeta se está quebrando conforme crecen y se desparraman, creando megalópolis dispersas y desiguales, en las que los tugurios y el hacinamiento no hacen más que multiplicarse.

Estas son varias de las conclusiones del informe bianual de las Naciones Unidas sobre el estado de las ciudades, lanzado el jueves y presentado hoy por la directora de ONU-Hábitat, Anna Tibaijuka, en Río de Janeiro, sede del Quinto Foro Urbano Mundial, que se celebrará la semana que viene.

"El deterioro urbano va avanzando. Necesitamos metas más ambiciosas y acompañar la urbanización de mejorías en el campo que ayuden a atenuar las desigualdades en las ciudades", consideró Tibaijuka en una rueda de prensa.

El informe detalla que en la última década los barrios de tugurios han crecido a un ritmo del 10% anual, ya albergan a 827,6 millones de personas en todo el mundo y podrían rebasar los mil millones de habitantes en poco tiempo si no se toman "medidas drásticas".

Sin embargo, en estos últimos diez años 227 millones de personas abandonaron estos barrios miserables alrededor del planeta, lo que supone haber alcanzado con creces y anticipación uno de los Objetivos del Milenio, marcados por las Naciones Unidas en el 2000.

En el texto presentado hoy, ONU-Hábitat destacó varias tendencias que se están dando en urbes de todo el mundo, como la coincidencia entre urbanización y desarrollo, pero también con un incremento de las brechas sociales.

"Hemos constatado que la urbanización es un indicador de riqueza, pero también contribuye a aumentar las desigualdades, los asentamientos informales, las favelas", dijo uno de los autores del informe, Eduardo López Moreno.

La urbanización desenfrenada está llevando, cada vez más rápido, a la fusión de las grandes ciudades en conurbaciones o megalópolis, unos conglomerados urbanos que constituyen los grandes vectores de generación de riqueza del mundo.

Ya existen cuarenta megalópolis en el planeta, que concentran el 18% de la población mundial, el 66% de la actividad económica y alrededor del 85% de la innovación tecnológica y científica.

La región china de Hong Kong, Shenzén y Guangzhou (Cantón) es hogar de 120 millones de personas, mientras que el corredor entre las urbes brasileñas Río de Janeiro y São Paulo, la mayor conurbación de América Latina, ya concentra a 43 millones de personas.

Este crecimiento descomunal acarrea innumerables problemas, como el transporte, que se hace menos ecológico y se encarece por la longitud de los desplazamientos urbanos, que pueden llegar hasta cien kilómetros por día en ciudades como Johannesburgo.

Las desigualdades son especialmente marcadas en América Latina y el Caribe, región en la que 21 ciudades aparecen en la lista roja de la ONU.

"El índice Gini (que mide las desigualdades sociales) ha mejorado un poquito, pero América Latina continúa siendo la región más desigual del mundo", afirmó la directora de ONU-Hábitat para América Latina, Cecilia Martínez.

Por detrás de las urbes sudafricanas, las más desiguales del mundo, destacan ciudades brasileñas como Goiania, Fortaleza, Belo Horizonte, Brasilia, Curitiba, Río de Janeiro y São Paulo.

En Colombia preocupa la situación de Bogotá, Barranquilla, Cali y Medellín, y en Argentina, la de Buenos Aires y la de localidades como Formosa y Catamarca.

En la lista de la región aparecen otras capitales, como Santiago de Chile, Quito, Guatemala, Montevideo, Managua, Ciudad de México y Guadalajara, también en el país azteca.

Los problemas que afectan a estas ciudades son bien conocidos, como el abarrotamiento, la insalubridad y las carencias en el área de salud, incluyendo dificultades en el acceso al agua y a los servicios de saneamiento.

Pero, además, se ha agravado el hambre, un problema que en las ciudades gana una dimensión mayor que en las zonas rurales y que "ya ha dejado de ser coyuntural porque se viene registrando desde hace quince años", según los autores del informe.

Temas relacionados