Libro donde se cuestiona a Carlos Ariel Sánchez

En el libro Lo que cuesta el abuso del poder, del ex registrador Orlando Abello, acusa al entonces presidente del Consejo Nacional Electoral, Carlos Ariel Sánchez, como artífice de su destitución.

En un aparte señala: “—Registrador, usted renuncia y les diremos a los medios que fue un gran funcionario, pero que renunció porque perdió el apoyo de su partido”, le dijo a Orlando Abello un magistrado del Consejo Electoral, para quien la acción de Abello al frente de la Registraduría le resultaba incómoda, porque, según éste, “pretendía echar mano a la contratación administrativa para las elecciones de 1998” y el registrador se le atravesaba en sus planes. Abello se negó a renunciar. Relata en el libro que luego de tres años de gestión en la Registraduría, recuerda las frases de Carlos Ariel Sánchez: “—¡Registrador, ahora sí que lo admiro! —Me dijo en un gran grito de triunfo —¡Usted no se imagina por el infierno que va a pasar!”. Relata Abello que a partir de allí su vida se convirtió en un infierno, con cerca de 50 procesos judiciales en su contra, de los cuales salió exonerado.