Vaticano dice que sacerdote Lawrence Murphy no fue castigado al estar enfermo

El caso sólo se supo 20 años después de los hechos.

El Vaticano explicó que el reverendo Lawrence C. Murphy, un sacerdote de la Archidiócesis de Milwaukee que abusó sexualmente de unos 200 menores sordos, no fue castigado ya que cuando supo del caso habían pasado 20 años y el religioso estaba muy enfermo.

El portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, en unas declaraciones que fueron difundidas a la prensa, recuerda el "terrible sufrimiento de las víctimas" y asegura que Murphy "violó la ley y, lo que es más importante la confianza que sus víctimas habían puesto en él".

Las declaraciones que Lombardi remitió son las que envió previamente al diario estadounidense "The New York Times", que informó en su página web que las máximas autoridades del Vaticano, incluido el futuro Papa Benedicto XVI, encubrieron al sacerdote estadounidense en un caso de pederastia.

El periódico utiliza unos documentos que proceden de la causa judicial abierta contra el reverendo Lawrence C. Murphy, que trabajó durante más de 20 años, entre 1950 y 1974, en una escuela para niños sordos de Wisconsin.

El diario estadounidense informa hoy de que el entonces cardenal Joseph Ratzinger, quien era prefecto para la Congregación para la doctrina de la Fe, y otros responsables eclesiásticos discutieron sobre la expulsión del cura, pero la prioridad mayor fue proteger a la Iglesia del escándalo.

Según Lombardi, "la Congregación para la Doctrina de la Fe no fue informada del asunto hasta aproximadamente veinte años más tarde. A finales de los años 1990, después de que habían pasado más de dos décadas, se le presentó a la Congregación para la Doctrina de la Fe la pregunta de cómo tratar el caso Murphy canónicamente".

El portavoz vaticano matiza que "la pregunta que se presentó a la Congregación no tenía relación con procedimiento civil alguno o con demandas judiciales contra el Padre Murphy".

"En tales casos - añade Lombardi - el Código de Derecho canónico no prevé penas automáticas, pero recomienda que se haga un juicio considerando la mayor pena eclesiástica que es la expulsión de estado clerical".

Por ello, añade Lombardi, "visto que el Padre Murphy era anciano, su salud era precaria, vivía en aislamiento y no se habían producido nuevas acusaciones en los últimos 20 años, la Congregación para la Doctrina de la Fe tomó en consideración la restricción al Padre Murphy de su ministerio y pidió que aceptase la responsabilidad de sus graves actos".

El Vaticano resalta que el padre Murphy murió aproximadamente cuatro meses más tarde.

En el texto, el portavoz también aclara que ni el documento vaticano "Crimen Sollicitationis", escrito en 1962, y en el que se daban instrucciones a los obispos sobre cómo hacer frente a las acusaciones de abuso de menores, ni en el Código de Derecho se "prohíbe denunciar los delitos de abusos a menores a las autoridades judiciales".

 

últimas noticias

¿Por qué tantos niños han muerto en Yemen?

Las polémicas consultas de López Obrador