Suspenden operaciones militares ante inminente liberación de Moncayo

Serán 36 las horas que las Fuerzas Militares estarán sin presencia en la zona.

Las Fuerzas Militares ya suspendieron las operaciones en una zona selvática del sur del país para permitir la liberación, ese martes, del sargento del Ejército Pablo Emilio Moncayo, en poder de las Farc desde el 21 de diciembre de 1997.

El alto comisionado para la Paz, Frank Pearl, y el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León, aseguraron que el fin de las operaciones se produjo media hora antes de lo acordado, es decir, a las 5.30 p.m. hora local.

Según lo estipulado en los protocolos aceptados por las Farc y el Gobierno colombiano, las operaciones militares debían cesar a partir de este lunes a las 6.00 p.m. hora local (23.00 GMT) hasta el miércoles a las 06.00 (11.00 GMT), para un total de 36 horas.

Padilla explicó que se adelantó ese tiempo para facilitar aún más los operativos de rescate. “Esperemos que como en el día de ayer (cuando las Farc liberaron al soldado Josué Daniel Calvo), la operación de mañana sea también impecable. Todas las condiciones como en los últimos dos días están dadas a partir de este momento”, señaló Pearl a periodistas congregados en Florencia (Caquetá).

Pearl recordó que los protocolos no impiden los vuelos comerciales y tampoco sacar las tropas de la zona. En la terminal aérea de Florencia se congregaron el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la Iglesia Católica, la tripulación y los helicópteros de Brasil, así como integrantes del Colombianos y Colombianas por la Paz, quienes se declararon listos para la operación 'Libertad'.

También a esa ciudad llegaron 10 integrantes de la familia Moncayo, encabezada por el 'Caminante de la paz' Gustavo Moncayo, quien admitió que la felicidad los embargaba. La primera parte de este operativo se cumplió cabalmente con la liberación de Calvo, a quien las Farc entregaron finalmente el domingo a una comisión humanitaria en las selvas del sur del país.

Calvo, que no dio declaraciones a la prensa tras obtener su libertad, fue remitido al Hospital Militar de Bogotá, en donde una primera evaluación médica reveló que el militar tenía tres heridas de bala en la pierna izquierda, una más en la derecha y otra en el glúteo.

Las liberaciones de Calvo y Moncayo, que según las Farc serán las últimas, no son “un favor” por parte de esta guerrilla, sino un “mínimo gesto humanitario”, según dijo Pearl.

 

últimas noticias

La sábana blanca de Jesús Castillo

Los rastros del despojo en Magdalena