Se presentan más de 40 grupos y unos 300 artistas en cuatro escenarios

hace 4 horas

“Hay muchas cosas que nos generan dudas”

Fabiola Perdomo, esposa de Juan Carlos Narváez, uno de los diputados del Valle que hace ocho años fueron secuestrados y luego asesinados, está inconforme con el informe de la OEA y el relato de Sigifredo López.

“Era el amigo, el jefe. Ocho años después de que lo secuestraran lo recuerdo mucho, hablo de él, veo sus pruebas de supervivencia. Como hombre, como esposo, como padre, fue ejemplar. Con defectos, como todo ser humano, pero un gran ser. Fue una gran pérdida para la región y el país la de un hombre que murió sin rencores, como lo dejo de manifiesto en las pruebas”.

La descripción la hace Fabiola Perdomo refiriéndose a su esposo, Juan Carlos Narváez, uno de los 12 diputados del Valle que el 11 de abril de 2002 fueron secuestrados por las Farc luego de un operativo que, tras cierta holgura, logró su cometido.

Perdomo, quien desde ese entonces asumió el liderazgo de los familiares de los diputados, siente que algo falta por saber, lo más importante a su parecer, la verdad. “No se trata de revivir ese momento, sólo que es parte del duelo y necesitamos conocer la verdad, por muy cruda que sea, para seguir avanzando en un proceso de perdón”, asevera.

Desde Cali, esta mujer, que hace las veces de padre y madre de Daniela, su hija, cuenta en qué va la demanda que los familiares de los diputados del Valle instauraron contra el Estado luego de lo que aconteció en la Asamblea. También se refiere al relato del ex diputado Sigifredo López, único sobreviviente de la masacre, una vez éste recobró la libertad, el 5 de febrero de 2009.

Finalmente, condena el hecho de que las víctimas pasen a ser victimarios por el hecho de reclamar solidaridad y deja de manifiesto su desacuerdo con las reacciones de muchas personas luego de que el sargento Pablo Emilio Moncayo declinara agradecerle al presidente Álvaro Uribe por su puesta en libertad.

¿Qué ha pasado con el caso de los diputados ocho años después de su secuestro?

Ocho años y uno cree que fue ayer porque, para nosotros, como que el tiempo no pasa. El dolor, los recuerdos, muchas cosas están intactas. Frente al tema del secuestro, se ha hecho una reparación y el Estado ha venido pagando a las familias. No a todas, pues se está haciendo desde juzgados distintos y es un proceso que lleva seis años. La situación económica para algunas familias ha sido difícil, aunque no hay plata que repare el dolor del secuestro y posterior asesinato de los diputados. Esa ha sido la reparación económica, pero la moral, que se da conociendo la verdad y haciendo justicia, no la tenemos.

¿Pero por qué demandar al Estado si quienes se los llevaron fueron las Farc?

Desde el mes de febrero de ese año mi esposo, como presidente de la Asamblea, venía escribiéndole al comandante de la Policía del Valle. Estos fueron parte de los argumentos que tuvieron nuestros abogados para ganar esta demanda. Fue una falla del servicio de seguridad del Estado, nunca le respondieron a mi esposo. Él, a raíz de unas declaraciones que dio el ‘Mono Jojoy’, cuando dijo que si al país no le dolían sus policías y soldados, iba a ver si le dolían sus políticos, interpretó eso como una sentencia.

Ellos no tenían escoltas, no tenían carros oficiales, en la Asamblea solamente había dos policías, uno de los cuales era una mujer embarazada, no había detectores de metales, nada. Mi esposo convocó a un Consejo de seguridad precisamente un día antes del secuestro. Creo que los diputados, el día del plagio, creyeron que se iban con el Ejército porque un día antes estuvieron con los comandantes de la Tercera Brigada del Ejército y de la Policía Valle en el recinto de la Asamblea, se había militarizado la zona y se habló del tema de seguridad para el Valle del Cauca y para ellos. Al día siguiente las Farc montaron el operativo suplantando al Ejército, por eso hubo la confusión.

El ex diputado Sigifredo López espera como indemnización $5.000 millones. Él alista un libro para explicarle al país lo que sucedió, además de otros detalles de su cautiverio. De su lado, ¿cómo hacerle entender al país que la indemnización no es un oportunismo, veremos también su libro?

Libro no, aunque sí me han sugerido que contemos lo que nos tocó soportar desde aquí, del otro lado de la selva. Ser víctima también implica aguantarse las críticas, los señalamientos, muchos sectores nos ven como enemigos del Estado, como si fuéramos cómplices de la guerrilla porque reclamamos un acuerdo humanitario. Muchos de nuestros comportamientos no tienen otro sentido que el de reclamar justicia y verdad.

Si hubo un informe de la OEA y un relato del ex diputado Sigifredo López ¿a qué verdad se refiere?

La OEA nos dijo cuántos tiros había recibido cada uno, de frente, de lado, pero no sabemos qué originó esa situación. Lo único que conocemos son tres renglones de las Farc diciendo que en "confusos hechos" en cruce de disparos murieron 11 diputados del Valle del Cauca. ¿Cruce entre quiénes? ¿Hubo un intento de rescate? ¿Las Farc los ajusticiaron porque quisieron? ¿Quiénes lo hicieron? Hay muchas cosas que a nosotros como familia nos generan dudas.

¿Y frente al relato de Sigifredo López siente vacíos?

Por supuesto. Él dice que no vio nada, que estaba a 20 metros de los hechos, que escuchó un tiroteo y días después se vino a dar cuenta de que habían asesinado a sus compañeros porque lo escuchó en los medios de comunicación.

¿Y habrá forma de conocer la verdad?

De pronto con el comandante guerrillero que estaba a cargo de la seguridad de nuestros familiares. Alias ‘El grillo’ (Gilberto Arroyave, también conocido como 'Chapul', prófugo de la justicia). Es la información que tenemos.

¿Y Álvaro Leyva, quien participó en la recuperación de los cuerpos, llegó con algún dato?

No. Él nos dijo que allá no tuvo interlocución, sólo iba a cumplir con la tarea de recuperar los cuerpos. Estamos agradecidos, pues hubiera sido más duro si no hubiéramos podido recuperar los cadáveres de nuestros familiares.

Recientemente se reportó la captura de guerrilleros que presuntamente participaron en el secuestro ¿ha hablado con ellos?

No hemos tenido acceso a ellos, siempre hemos estado a la espera del resultado de las investigaciones y vemos que el fiscal encargado de esclarecer los hechos no ha emitido condenas. Estamos aislados de los hechos, no conocemos los expedientes, que es parte de lo que hemos reclamado, el derecho a la verdad.

Mientras aguarda por esa verdad, ¿a qué se dedica?

A lo que me he dedicado mis últimos 17 años, a hacer política. Sin embargo, antes dedicada el 80 por ciento a la política y el 20 por ciento a mi familia. Ahora, después de lo que me ha pasado, es al contrario. Hago parte de la Alianza Social Indígena y lo hago por convicción.

¿Habrá un evento conmemorativo a propósito de estos ocho años?

Yo creo que nosotros dejamos desde hace tres años de conmemorar los 11 de abril y nos dedicamos a los 18 de junio, que es la fecha en que fueron asesinados. Estamos cerrando la página del secuestro y la terminaremos de cerrar el día que salgan todos los secuestrados.

¿Algo por agregar?

Un llamado a los colombianos a que no hagan tantos señalamientos contra las víctimas. Por ejemplo, me genera dolor ver cómo la gente, especialmente en internet, critica al sargento Pablo Emilio Moncayo porque no saludó al Presidente. Nadie sabe lo que él vivió en el monte y lo que dejó de vivir con su familia. Sí, las Farc fueron quienes se lo llevaron, pero no es nada distinto a pedirles a los colombianos a que sean más solidarios con las víctimas, excluyendo el tema político de esta situación.  

Los 11 diputados de la Asamblea del Valle del Cauca asesinados:

Héctor Fabio Arizmendi

Edinson Pérez

Nacianceno Orozco

Carlos Charry

Rufino Varela

Jairo Javier Hoyos

Ramiro Echeverry

Francisco Giraldo

Juan Carlos Narváez

Alberto Quintero

Carlos Barragán

[email protected]

197544

2010-04-11T06:00:00-05:00

article

2013-07-25T05:45:39-05:00

none

Alfonso Rico Torres

Posconflicto

“Hay muchas cosas que nos generan dudas”

44

8862

8906