El dinosaurio Leonardo, el 'Santo Grial' de la panteología

El 30 de noviembre Discovery Channel presenta Reconstruyendo a Leonardo, la historia del dinosaurio encontrado prácticamente intacto, lo cual permite descubrir cómo vivieron estos animales hace 77 millones de años.

Leonardo fue descubierto casi prácticamente intacto en el estado norteamericano de Montana el 27 de julio del año 2000 con un 90% de piel en su cuerpo. ¿Qué es lo que lo convierte en un hallazgo tan sorprendente? Leonardo es un dinosaurio de 77 millones de años.

En una hora, Reconstruyendo a Leonardo presentará el domingo 30 uno de los más incuestionables, importantes e inesperados descubrimientos de dinosaurios de todos los tiempos.

Localizado en el año 2000 por un equipo de paleontólogos aficionados, Leonardo -nombrado así por un grafitti realizado muy cerca de su lugar de enterramiento- es el primer dinosaurio que se ha encontrado con el aparato digestivo intacto.

Con este revelador hallazgo, los científicos comenzaron a contar con algo más que huesos para reconstruir la forma de vida y la apariencia de los dinosaurios. Desde la causa de su muerte hasta su última comida, los exámenes científicos proporcionaron muchos más detalles de lo que los expertos jamás consideraron.

Las impresiones de la piel y las muestras fosilizadas de los alimentos digeridos, aún presentes en el interior de las vísceras, junto con la piel y las articulaciones, permitieron al equipo crear la primera reconstrucción de un dinosaurio gigante, con una gran exactitud tanto en su interior como en su exterior.

¿Qué aporta Leonardo?

Leonardo era un joven Brachylophosaurus, un dinosaurio devorador de plantas con cuatro patas, de los denominados ‘pico de pato'. Fue el primer ejemplar que se descubrió prácticamente cubierto de piel. Se estima que su edad rondaba los tres o cuatro años en el momento de su muerte. Su longitud era de aproximadamente seis metros de largo y su peso podía alcanzar algo más de 900 kilos.

Realizando pruebas de alta tecnología en los restos de Leonardo, los científicos han podido identificar los tipos de plantas de las que se alimentó, algo que nunca antes había podido llevarse a cabo. La última comida de Leonardo estuvo compuesta por hojas de helechos, magnolias y coníferas. Y análisis adicionales han confirmado que al menos diez tipos diferentes de polen proveniente de plantas prehistóricas, se han conservado en su estómago.

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de los dinosaurios eran herbívoros, este hallazgo supone un importante paso para aprender la forma de vida de muchas de las criaturas que habitaron nuestro planeta.

Otro gran descubrimiento que fue concretado gracias a los restos prácticamente intactos de Leonardo, está relacionado con la fuerte evidencia de que estos animales también disponían de buche. Los pájaros modernos que se alimentan de plantas cuentan con un buche que los ayuda en el proceso de la digestión.

Sin embargo, hasta el descubrimiento de Leonardo no existía evidencia alguna de la posibilidad de que los dinosaurios también dispusieran de buches. Este importante dato ha conducido a nuevas teorías relacionadas con la forma de vida de estas criaturas.

Temas relacionados