Shakira inicia labores en comité asesor de Obama

"No hay mejor inversión que la inversión en nuestro niños, especialmente cuando son muy pequeños", dijo la cantante en la Casa Blanca.

Shakira comenzó este jueves sus labores como miembro de una comisión para asesorar al presidente Barack Obama sobre cómo mejorar el nivel educativo de los hispanos, la primera minoría en Estados Unidos.

"No hay mejor inversión que la inversión en nuestro niños, especialmente cuando son muy pequeños", dijo Shakira durante una reunión de la comisión en la Casa Blanca.

"Espero poder compartir un poco de lo que he aprendido en estos últimos quince años que he trabajado con niños en Colombia y en América Latina", señaló la estrella pop colombiana, ataviada con un vestido negro sin mangas y con su larga cabellera rubia agarrada en una cola.

Shakira, quien dirige la fundación Pies Descalzos que colabora con niños en América Latina, fue designada el miércoles por Obama para integrar la comisión, junto a otros destacados líderes estadounidenses que han trabajado por mejorar la educación de las minorías.

En sus palabras ante la comisión, Shakira defendió "las estrategias para el desarrollo de la niñez temprana". "Promover esas estrategias es una manera de asegurar que nuestros niños, los latinos especialmente, llegarán a la educación secundaria" y a la universidad, afirmó.

La jornada de debates en los que participó Shakira, mundialmente famosa por éxitos como "Whenever, Wherever" y "Hips don't lie", fue la segunda de la comisión, creada el año pasado por Obama. La primera jornada fue en mayo.

La cantante ganadora de varios premios Grammy será juramentada oficialmente en una ceremonia en la noche del jueves en el Congreso estadounidense.

La Casa Blanca designó a Shakira por su perfil filantrópico: además de liderar Pies Descalzos, que ha colaborado con escuelas en América Latina, Haití y África del Sur alimentando a unos 6.000 niños, ha trabajado con el Banco Mundial en proyectos educativos y es embajadora de buena voluntad de Unicef.

Unos 12 millones de niños y jóvenes hispanos estudian en colegios primarios y secundarios públicos estadounidenses, un 22% del total, pero es el grupo con el menor nivel educativo.

La comisión presidencial es parte de los esfuerzos del gobierno de Obama para mejorar la situación de los hispanos, que se han visto afectados desproporcionadamente por la crisis económica.