Bernardo Hoyos: La voz autorizada

Complicaciones pulmonares fueron la causa de la muerte de este hombre dedicado a la cultura. Trabajó en la BBC de Londres, en Caracol Radio y en Caracol Televisión.

Bernardo Hoyos (1934 – 2012) - Foto cortesía: Canal Caracol.
Bernardo Hoyos (1934 – 2012) - Foto cortesía: Canal Caracol.

Una lupa de máximo aumento le permitió a Bernardo Hoyos leer hasta la letra menuda de los libros. Obras completas, cuentos, poesía, relatos musicales y textos sobre historia y geografía pasaron por el lente que acompañó durante varias décadas a este hombre nacido en 1934 en Santa Rosa de Osos, Antioquia. Sin embargo, su conocimiento cultural no solo se desprendió de lo que algunos llamaron frías páginas, pues la sensibilidad para recorrer el mundo y obtener los detalles más característicos, también le sirvió como herramienta comunicativa.
 
Como abogado aprendió el arte de la retórica y lo amarró a un concepto bien fundamentado sobre la cultura, esa especie de atmósfera extraña en la que solamente personas como Bernardo Hoyos se fijan. Creó un discurso entendible para todo tipo de público y eso hizo que muchos espectadores se acercaran a la literatura, a la música erudita y el cine sin miedo de ser tragados por monstruos ajenos y voraces. Su trabajo en la BBC de Londres, uno de los proyectos radiales más importantes de la historia periodística, fue la demostración de que sus conocimientos estaban al servicio de América Latina.
 
Durante muchos años fue asesor en Caracol Radio y como integrante fundamental de la mesa de trabajo, al comienzo al lado de Yamid Amat y luego con Darío Arizmendi, tomo las riendas de las entrevistas de corte cultural o en idiomas diferentes al español, porque muchas veces sirvió como traductor, nuevamente acercando el conocimiento al público. Su prestigio llegó a tal nivel que a pesar de ser un hombre apasionado por las artes y otras ramas consideradas de poca relevancia en los medios masivos de comunicación, Bernardo Hoyos fue moderador de debates presidenciales en algunos de los momentos más álgidos para la historia colombiana.
 
Su predilección por la música clásica nunca lo hizo hablar mal de otras manifestaciones sonoras más modernas. Admiraba a los buenos jazzistas, incluso se dejó cautivar por las piezas de Duke Ellington casi tanto como por las obras de Mozart, Bach o Beethoven, pero también aplaudía el rock en su más pura contundencia. Presentó el programa Cine Arte, en Caracol Televisión, y muy pronto su imagen hizo que el espacio se volviera una cita, los viernes pasadas las 12:00 de la noche, con películas más allá de la industria comercial.
 
Cuando estaba en un momento importante de su carrera en Caracol Radio, Bernardo Hoyos decidió concentrarse en la Radio Universitaria, a la que también había estado vinculado durante varias jornadas. Asumió el reto de dirigir la emisora de la Universidad Jorge Tadeo Lozano ( HJUT) y logró mantenerla como el único dial exclusivo para la radiodifusión de la música clásica en Bogotá. Complicaciones pulmonares lo alejaron estos últimos días de sus oyentes, y ahora solo queda el registro de sus miles de horas al aire. Murió Bernardo Hoyos, un maestro de la cultura, un hombre de radio, que no se volverá a encontrar ni siquiera buscándolo con su lupa.