Príncipe Guillermo, con los nervios de punta

El príncipe confesó estar tan nervioso por su boda con Kate Middleton que las rodillas le temblaban en el ensayo de la ceremonia prevista para el próximo 29 de abril.

En una entrevista el príncipe calificó el enlace como "intimidante" y "emocionante" por igual.  Cuando se le preguntó qué era en particular lo que le quitaba el sueño, contestó: "¡Todo!".

"Hice el ensayo el otro día y mis rodillas empezaron a entrechocar bastante nerviosamente", explicó Guillermo, de 28 años. "Es una perspectiva bastante intimidante pero muy emocionante, y estoy muy ansioso de que llegue, aunque todavía quedan muchas cosas que organizar en las cuatro últimas semanas", agregó.

Interrogado acerca de su despedida de soltero, celebrada en secreto el pasado fin de semana, se negó a dar detalles pero no ocultó su orgullo por haber logrado esquivar a la prensa.

"Siempre es una buena noticia ser más astuto que los medios, pero fue una operación militar, y mi hermano y yo estamos muy orgullosos de como fue", dijo.
La fiesta, organizada por el príncipe Enrique, de 26 años e igualmente piloto de la fuerza aérea, se celebró según la prensa en casa de uno de sus amigos en el condado de Norfolk, en el noreste de Inglaterra.

Durante la entrevista, el príncipe habla también con entusiasmo de su trabajo de piloto de rescate "fantástico" y "gratificante", aunque a veces también "espeluznante (...) sobre todo si los mandos los tengo yo", bromeó.

También dijo disfrutar de la tranquila vida de Anglesey, frente a la costa noroeste de Gales, donde se instalará con su prometida después de la boda.
"Tenemos playa y la vida general está muy bien para instalarse y trabajar. ¡Y nos dejan tranquilos! ¡Está bien!, agregó. El príncipe ejerció este viernes para su abuela la reina, que visitó por primera vez la base con su esposo el duque de Edimburgo.