Bogotá

1 Oct 2013 - 10:00 p. m.

A puños con la Policía

En la madrugada del domingo, cuatro uniformados se enfrentaron con dos residentes del conjunto Quintas de San Marcos, en Usaquén. Hablan implicados.

Redacción Bogotá

En libertad condicional permanecen Andrés Felipe Guzmán y David Guzmán, quienes fueron detenidos por la Policía luego de que, supuestamente, agredieran a cuatro uniformados que llegaron a las dos de la madrugada del domingo al conjunto residencial Quintas de San Marcos (ubicado en Usaquén) en respuesta a una denuncia por ruido.

Mientras que la Policía asegura que los dos jóvenes atacaron a los uniformados sin razón alguna, los hermanos Guzmán le dijeron a este diario que hubo intercambio de golpes y que, a raíz del “maltrato” de la Policía, les dieron 12 días de incapacidad. (Vea la pelea con la policía)

El Espectador conoció el registro de las cámaras de seguridad del conjunto residencial y, en efecto, entre 2:00 a.m. y 2:40 a.m. se presentó una gresca en el interior de la recepción del edificio. Los hermanos Guzmán se enfrentaron con la Policía mientras dos mujeres intentaron controlarlos. Cuando se calmaron los ánimos, Andrés Felipe y David fueron trasladados a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Usaquén  y fueron valorados en el Instituto de Medicina Legal, que ya dejó a disposición de la Fiscalía los dictámenes médicos.

En algunas versiones de prensa los policías del CAI Verbenal aseguraron que los jóvenes, además de agredirlos, les robaron avanteles y prendas de vestir. Sin embargo, la Fiscalía, a través de una constancia, estableció que Karen Forero, esposa de Andrés Felipe Guzmán "entregó de forma voluntaria un avantel, batería y sim card después de haberse presentado una riña con la Policía del CAI Verbenal", a cargo del teniente Diego Ruiz.

 El origen del enfrentamiento, según Andrés Felipe Guzmán, “fue cuando los policías entraron a nuestra casa sin avisar ni siquiera por citofono. Ellos se pasaron un conducto regular y nosotros fuimos a preguntar por qué. Cuando llegamos a la recepción me encuentro a un policía pegándole en la cara a mi cuñada, que tiene 17 años. Empujé al señor policía y hubo intercambio de forcejeo. Mi hermano también hizo parte del enfrentamiento. Cuando se calmaron las cosas, llegaron refuerzos y nos detuvieron. Cuando íbamos en la patrulla mi hermano se desmayó porque se había quedado sin oxígeno por un policía que lo había asfixiado. David Guzmán dijo que los uniformados le “rompieron la cabeza. Tengo las fotos que lo soportan y tanto Medicina Legal como la Fiscalía saben que los policías me mordieron, me dieron pata y bolillo”.  

Esto no quiere decir, sin embargo, que los jóvenes justifiquen la agresión: “Nosotros sabemos que no hicimos lo correcto pero la versión que presentaron los policías es exagerada. No nos robamos nada y ellos también nos pegaron. Si veo que mi cuñada le están pegando y la tumban al piso pues ¿yo qué hago? Defenderme”  dice Andrés Felipe Guzmán.

La alcaldesa de Usaquén, Julieta Naranjo, salió en defensa de la Policía: “Al parecer las personas estaban en alto grado de alicoramiento y estaban bastante agresivas. Hacemos un llamado por el respeto a las autoridades. No se puede acudir a las vías de hecho e irrespetar a los policías, que tienen la obligación de ejercer la autoridad. Ante este tipo de irrespeto hay que defenderse”.

Los hermanos Guzmán dicen que la Policía quiere llegar a un acuerdo con ellos y con sus familiares, versión que, al cierre de esta edición, no pudo ser confirmada. Pese a ser consultados en varias ocasiones, ni el teniente Diego Ruiz, ni comandantede la Policía de Usaquén, coronel Pedro Ruiz, se pronunciaron sobre la gresca.

Temas relacionados

Usaquen
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X