Bogotá

22 Feb 2012 - 10:06 p. m.

'Bogotá ha ignorado su patrimonio': Guido Díaz

Uno de los líderes de la rehabilitación del centro de Quito dice que los planes de Petro en el centro de la capital son acertados.

Redacción Bogotá

Mientras recorría la séptima el miércoles pasado, el alcalde Gustavo Petro no sólo anunciaba que la transitada vía se convertiría en un paso peatonal desde el próximo sábado. También aprovechaba para señalar que una de sus metas sería recuperar y conservar el patrimonio de la zona. Su anuncio se conecta con una de las propuestas banderas de su plan de gobierno: redensificar el centro de la capital y construir allí viviendas de interés para evitar que la expansión siga creciendo en la periferia.

Esta mañana, sus propuestas para transformar el centro de la capital fueron analizadas por el arquitecto Guido Díaz, exdirector del Fondo de Salvamento de Patrimonio Cultural de Quito y uno los mayores impulsores de la rehabilitación del centro histórico de Quito iniciado hace tres décadas. Su visita a la ciudad fue propiciada por la Universidad de la Salle y la Embajada de Ecuador, con el fin de compartir con funcionarios de la Administración local la experiencia de la ciudad ecuatoriana.

El camino de la capital ecuatoriana bien podría servir para trazar algunos de los pasos que va a emprender la ciudad en la actual administración. Declarada como Patrimonio Cultural de la humanidad, Quito ha hecho vivienda social en el centro, tal como lo planea el alcalde y entre las acciones de rehabilitación allí promovidas se tuvieron en cuenta el mejoramiento ambiental, la sostenibilidad social y la reactivación económica de la zona. Un buen modelo si se tiene en cuenta que los planes de Petro son bastante similares.

Para Díaz, propuestas como la peatonalización de la Séptima y la construcción de vivienda de interés social en el centro son iniciativas acertadas a la hora de recuperar el patrimonio. Asegura además que una de las prioridades debe ser privilegiar el transporte público y que cada vez menos vehículos particulares circulen por el centro.

¿Cómo evalúa el tratamiento que se le ha dado al patrimonio de Bogotá en pasadas administraciones?

Si bien el tema ha sido mencionado permanentemente, no se ha planteado el patrimonio como uno de los elementos vinculados al desarrollo, por el contrario se ha entendido como un obstáculo para intereses inmobiliarios que buscan edificar nuevos edificios e incluso vías. El interés de esta administración es fortalecer el centro y por eso queremos compartir la experiencia que hemos tenido en Quito.

¿Qué de la experiencia de la que habla se puede trasladar a Bogotá?

Es muy difícil hacer una transferencia automática porque cada situación es distinta. Bogotá y Quito no son comparables pero lo que hemos venido trabajando en la ciudad sí podría servirles como experiencia. En primer lugar hay que entender que el patrimonio debe ser concebido como una unidad temática y territorial, el patrimonio debe entenderse como una unidad entre lo natural y todo lo cultural, lo arquitectónico es sólo uno de los componentes. En segundo lugar, es necesario conformar toda una estructura de expertos en el manejo del patrimonio y tener un excelente registro de bienes patrimoniales, un buen inventario para saber cómo manejar esos bienes.

De acuerdo con la experiencia de Quito, ¿qué opina de las propuestas del alcalde Gustavo Petro?

El hecho de que haya resulto involucrar el patrimonio en su gestión es un buen indicador. Los que trabajamos en este tema siempre tenemos la dificultad de encontrar interlocutores en los políticos puesto que normalmente se preocupan de las cosas inmediatas no de las estratégicas y el tema patrimonial es estratégico, no es para mostrar resultados a corto plazo.

Desde el sábado, la carrera séptima, una de las vías más importantes del centro de la capital será peatonalizada en uno de sus tramos. ¿Qué opina de esta iniciativa en términos de conservación del patrimonio?

Eso es bueno pero hay que establecer una serie de condiciones, saber qué es lo que se quiere lograr y hacer un completo análisis. En general si se puede retirar el transporte es mejor para el patrimonio debido a que es agresivo paisajísticamente y contamina. En general todos los esfuerzos por peatonalizar están asociados con reemplazar el uso del vehículo privado por el transporte público y eso es positivo.

¿Quiere decir que entre menos carros particulares circulen por el centro, más se conserva el patrimonio?

Lo importante es favorecer el transporte público y que el transporte privado se detenga en los lugares de borde, donde exista una buena cantidad de parqueaderos, que los autos no entren hacia el centro porque eso, de alguna manera contribuye a la preservación del patrimonio pues se empieza a ver a la ciudad como un conjunto.

¿Cómo conciliar la redensificación el centro con viviendas de interés social con la conservación del patrimonio?

No es contradictorio para nada, de hecho los mayores esfuerzos que se hacen en los centros históricos para darle vida al lugar son través de la presencia de habitantes. En muchos centros del mundo la población migro y empezaron a ser utilizados con fines netamente comerciales y turísticos. Y estos centros, dedicados solo al turismo son en sí desagradables, al final terminan convertido en un escenario vacío que no da cuenta de la cultura local que es lo que realmente lo fortalece. Eso sí, hay que invitar a todos los sectores sociales a volver al centro, tampoco sería conveniente de que se haga un gueto, que se termine asociando el centro con poblaciones de escasos recursos porque debe involucrar a todo el mundo.

¿Y cómo lograr que la comunidad decida dejar otros barrios para habitar esta zona?

El reto es garantizarles a los ciudadanos los servicios que antes no encontraban en el centro como seguridad, mejores condiciones de movilidad y una amplia oferta de servicios, entre los que deben aparecer parqueaderos. La idea es que la gente pueda resolverlo todo caminando en mínimo cinco cuadras.

Uno de los obstáculos es el tema de seguridad, ¿cómo lo han superado ustedes?

Ese es uno de los temas complejos. En Quito, una de las estrategias fue adoptar uno de los modelos que utilizó el Bogotá el exacalde Lucho Garzón y que consistía en alimentar a los indigentes para revertir un poco la tendencia hacia la marginalidad pero el tema es mucho más amplio. Nosotros teníamos un programa que estaba compuesto por seguridad, limpieza y atención a los indigentes.

¿Cuál es su dictamen en cuanto a la riqueza arquitectónica de Bogotá?

Lastimosamente Bogotá ha sido muy intervenida y hay pocos lugares que han logrado conservar la homogeneidad, uno de los aspectos importantes de la conservación es que sean áreas completas. En el momento en el que se derroca una casa y se construye un edificio se daña esa homogeneidad. Lo interesante es hacer planes para conjuntos que hablen de elementos comunes.

¿Eso quiere decir que se corre un riesgo con la propuesta de Petro de redensificación?

Ahí se debe decidir dónde es conveniente este tipo de intervenciones, hay sectores en los cuales esa presencia de conjunto homogéneo y se podrán intervenir.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X