2 Jun 2020 - 3:55 p. m.

Congestión y largas filas este martes en Corabastos, en Bogotá

Trabajadores y compradores de la central de abastos dicen que las nuevas medidas, adoptadas por el Distrito para hacer frente al contagio del COVID-19 en este punto del sur de la ciudad, han resultado difíciles de implementar.

Entre aglomeraciones, largas filas, trancones y protestas, transcurrió la jornada laboral de este martes en la central de abastos más grande del país, Corabastos. Según denuncian trabajadores y compradores de la central mayorista, los mecanismos adoptados por las autoridades para evitar que el lugar se siga conviritendo en un foco de contagio del COVID-19, han resultado insuficientes.

El distanciamiento social en este punto de la localidad de Kennedy resulta difícil de cumplir. Según las denuncias recogidas por Noticias Caracol, solo hay una puerta habilitada para la entrada de personas y otras tres para los automotores. Situación que ha generado concentración masiva de personas en las pocas entradas habilitadas.

“No tienen el profesionalismo ni la seguridad para entrar a la gente. Se demoran ellos, entonces nos demoramos nosotros y por eso las largas filas”, dijo a Noticias Caracol una de las personas que desde las primeras horas de la mañana intentó ingresar al lugar.

Para los trabajadores de Corabastos como coteros, vendedores, conductores, entre otros, el ingreso tampoco ha resultado sencillo. Entre los controles adoptados por el Distrito, se incluye la expedición de un documento que acredite la actividad de la persona que llega al lugar. “Durante el periodo que dura este aislamiento obligatorio en el sur, no se admitirá el ingreso de personas para compra de productos de consumo al por menor, solo podrán ingresar mayoristas a la Central de Abastos”, señaló Nicolás Estupiñan, secretario de Movilidad.

>>>Lea: Corabastos: foco de preocupación

Debido a las demoras, en la avenida Américas y la carrera 82 se han registrado trancones de camiones que no han podido ingresar los alimentos a la central, lo que ha molestado a los asistentes. "Entonces que cierren todo, pero no hagan esto; quieren cuarentena en Kennedy, pero no cierran Corabastos. Ellos no tienen gente profesional para que esto pueda funcionar”, dijo el hombre que se encontraba en la fila.

Previa a las más recientes medidas anunciadas por el Distrito, en un comunicado, la gerencia de Corabastos señaló que “la administración distrital dispuso el cierre temporal de las bodegas 13, 21, 24 y 25 por el término de 14 días, otorgando un plazo perentorio para iniciar en ellas la cuarentena a partir del día 6 de junio de 2020, permitiendo para el efecto que hasta el día viernes 5 de junio las referidas bodegas funcionen al 50 por ciento de su capacidad”.

El control de la pandemia en Corabastos, en donde en menos un mes se han confirmado 64 contagios, aunque es prioritario para la Alcaldía, significa un reto mayúsculo.Debido a las demoras y los controles de entradas, trabajadores y clientes de Corabastos se encuentran a las afueras del lugar protestando, pues aseguran que si no los dejan entrar a trabajar, no tendrán dinero para pagar los servicios y la comida durante el confinamiento.

Debido al cierre y el control que se hace en la localidad de Kennedy, el día de ayer, la central anunció que las bodegas 13, 21, 24 y 25 solo operarán al 50 %, por lo que las personas que lleguen con alimentos a estas bodegas deben tener en cuenta que sólo podrán recibir la mitad de comida de lo que se recibe normalmente.

La central cierra una vez a la semana para hacer labores de desinfección y limpieza, asimismo, se implementó el “pico y cédula”, que busca reducir la afluencia de gente, y adicionalmente, solo los clientes mayoristas son los que están autorizados de entrar a Corabastos.

Temas relacionados

Bogotá
Comparte: