16 Jul 2021 - 2:03 a. m.

El cortocircuito en la búsqueda de desaparecidos en Bogotá

Esta semana se confirmaron dos muertes de personas que habían sido reportadas como desaparecidas. Sus allegados y las organizaciones que acompañan estas búsquedas coinciden en que hay una evidente desarticulación entre las instituciones encargadas de estos procesos.
Felipe García Altamar

Felipe García Altamar

Periodista Bogotá
El miércoles fue el último adiós a Duván Barros, de quien no se supo en un mes sobre su paradero.
El miércoles fue el último adiós a Duván Barros, de quien no se supo en un mes sobre su paradero.

Tener a un familiar desaparecido es quizás una de las sensaciones más angustiantes para un ser humano. En Colombia, el conflicto armado y, en general, la violencia que ha golpeado al país por décadas derivó en la desaparición de unas 120.000 personas, por lo que el Acuerdo de Paz creó un mecanismo de justicia transicional para tratar de ubicar a quienes salieron de sus hogares y nunca volvieron. En Bogotá, por estos días, hay también decenas de familias buscando a aquellos seres queridos que salieron a participar en las marchas y hoy no saben de su paradero.

Esa zozobra fue la que acompañó por más de un mes a la familia de Duván Barros. Aunque el joven de 17 años desapareció el pasado 5 de junio y al día siguiente su cadáver ingresó a Medicina Legal, apenas lo identificaron esta semana. Pero como las desapariciones están sujetas a muchos otros aspectos, más allá de las protestas, esta semana, en un hecho aislado, se conoció otro caso: el de Juan David Cuervo, de 24 años, a quien reportaron como desaparecido el 19 de junio y también lo encontraron sin vida.

Comparte: