Bogotá

27 Feb 2012 - 8:43 p. m.

"EPS son empresas inviables"

A propósito del cierre a la sede de la EPS Humana Vivir, el secretario de Salud, Guillermo Jaramillo, asegura que el gobierno debe replantear la estructura del modelo de salud.

Verónica Téllez Oliveros

Cansados de soportar durante meses largas horas haciendo fila para solicitar citas médicas, los usuarios de la EPS Humana Vivir en la localidad de Usme llegaron hasta la sede de la Secretaría de Salud del Distrito, para denunciar el mal servicio de esta promotora, que además, es una de las deudoras de la red de hospitales del Distrito. Esta mañana Guillermo Jaramillo, secretario Distrital de Salud, ordenó el cierre de esta sede.

Al llegar al lugar, Jaramillo, acompañado por un grupo de funcionarios de su despacho, señaló que este centro de atención es "totalmente inhumano", pues no cumple con los servicios higiénicos para la atención de los pacientes: no tiene sanitario, extinguidor ni una mínima cantidad de sillas, como aseguró el funcionario.

"Desde septiembre y octubre del año pasado les hicimos saber qué tenían que hacer y no lo hicieron, por eso no nos queda más remedio que cerrar", aseguró Jaramillo quien agregó que la queja más contundente se presentó por parte de una madre que tuvo numerosos inconvenientes al pedir una cita para su hijo de ocho meses de nacido y no obtuvo la atención indicada. “Estas EPS le sacan cualquier pretexto a las personas para no atenderlas y las mandan a zonas distantes, por ejemplo a Soacha, cuando son cosas que se pueden atender en hospitales como el de Meissen o Tunal”, agregó el secretario.

A estos hechos se suman las recientes irregularidades que se han presentado en el Hospital de Meissen, y que motivaron la visita de 25 funcionarios de la Secretaría de Salud a sus instalaciones para identificar el estado real financiero y operativo de la institución. Al respecto, los encargados entregarán un informe preliminar en el transcurso de esta semana, dijo Jaramillo.

Este tipo de situaciones evidencian el grave estado del sector salud en Bogotá, pese a que en el año anterior esta fue una de las carteras que se destacó en su rendición de cuentas por logros obtenidos, como el hecho de mantener las coberturas útiles en vacunación en 95%. Sin embargo, estos éxitos parecen empañarse luego de las presuntas irregularidades en el cartel de la contratación de la salud, que tienen a la Secretaría en la mira de los entes de control.

Respecto al cierre de Humana Vivir, la crítica de Jaramillo va más allá de los errores que pudo haber tenido la administración para controlar el debido servicio de estas sedes. Para el secretario, la gran falla está en el propio modelo de salud nacional que determinó el funcionamiento de las EPS. “Estas son empresas inviables, sus dueños se han enriquecido a costillas de la calamidad de la gente. Ahora están ilíquidas, le deben a todas las instituciones y el gobierno las está manteniendo vivas con respiración artificial”.

Este desempeño deficiente de las EPS no sólo ha afectado a usuarios como los de Humana Vivir en Usme, sino que además tiene sufriendo a los hospitales de la Red Pública de la capital, pues, como indica Jaramillo, la deuda a estas entidades “asciende a los $250.000 millones, aunque ellos niegan la cifra y dicen que es inferior”.

Por ahora, el Distrito adelanta operativos como el realizado hoy en Usme, luego de lo cual la administración espera que la EPS cumpla con adecuar sus instalaciones y mejorar las condiciones para que preste un servicio efectivo a sus usuarios.

Pero Jaramillo indica que posiblemente lo más adecuado sea una reestructuración del modelo de salud nacional. “Se necesita un control del Gobierno. Éste debe responder por la autorización que les dio para su funcionamiento porque ahora terminamos respondiendo nosotros por el daño que han hecho”.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X