Bogotá

14 Apr 2016 - 12:53 a. m.

Extraña muerte de niño en sede del Idiprón

La institución anunció investigación disciplinaria para establecer los hechos que rodearon la muerte del menor de 9 años.

Redacción Bogotá

Yordan Alexánder Acosta Bedoya, con apenas 9 años, ya era adicto a las drogas. Mientras su madre trabajaba en el sector de San Bernardo para pagar una pieza y comprar comida para sus tres hijos, él permanecía todo el día en las calles. El Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idiprón) intentó rescatarlo, pero cuando el niño apenas empezaba el proceso de ingreso a un programa de la entidad, murió en extrañas circunstancias en una sede de la institución.

De acuerdo con el Distrito, el menor estaba desde el 5 de abril en etapa de ingreso al programa de internado, donde iba a recibir atención en alimentación, educación y tratamiento integral por consumo de sustancias psicoactivas. El fallecimiento ocurrió en la tarde del pasado sábado en la Unidad de Protección Integral de El Edén, ubicada en el municipio de Melgar. A Yordan lo encontraron sin vida en una piscina en el centro de protección, que no estaba en funcionamiento.

Y aunque la institución dijo que desde ese mismo día se le avisó a la madre, el caso apenas se hizo público este miércoles, cuando el director del Idiprón, el sacerdote Wilfredo Grajales Rosas, lamentó los hechos a través de un comunicado y pidió a las autoridades esclarecer cuanto antes lo sucedido. “Ordenamos una investigación disciplinaria interna para determinar si hubo responsabilidades entre los funcionarios”, agregó el sacerdote.

Acercamiento

En diálogo con El Espectador, el padre Wilfredo relató que desde la semana pasada, cuando descubrieron la situación vulnerable en la que se encontraba el niño, lo abordaron para tratar de vincularlo al programa. El martes 5 de abril fue el primer acercamiento. “Son niños vulnerables y los buscamos para ayudarlos. Les hacemos la propuesta, pero ellos tienen que aceptar”, agregó el sacerdote.

Yordan aceptó y al día siguiente lo llevaron a conocer un centro de protección. Como decidió continuar, desde el jueves lo llevaron a pasar las noches en otro centro conocido como Arcadia, y la idea era que el sábado fueran de paseo a tierra caliente. El viernes en la noche él se escapó del centro de protección, pero regresó horas después.

“Era un menor muy inteligente, muy vivaz, era un líder, pero afectado por los riesgos de la calle. Aunque se escapó, esa noche regresó con unos cigarrillos y los repartió entre los otros jóvenes que estaban empezando el proceso. Sin embargo, luego de descubrir la situación, los mismos jóvenes devolvieron los cigarrillos y los educadores hicieron un ritual para destruirlos y mostrarles que estaban frente a una oportunidad para una nueva vida”.

El episodio quedó superado y el sábado emprendieron el viaje rumbo al centro El Edén, en Melgar. Como allí la piscina está en reparación, la idea era llevarlos a Carmen de Apicalá. “Eran 40 menores que estaban al cuidado de 10 profesionales. Estaban con el grupo más calificado de la institución”, aseguró el padre Grajales.

Sobre el mediodía, justo cuando iban a salir para Carmen de Apicalá, fue cuando notaron la ausencia del niño. De inmediato empezaron a buscarlo. “Como se había evadido la noche anterior, todos creyeron que había ocurrido de nuevo. Le avisamos a la madre y nos dijo que era normal que él huyera. Seguimos la búsqueda en inmediaciones de la sede y en los sitios donde se expende droga en el municipio. Luego de cuatro horas fue cuando otro joven lo encontró en la piscina”, relató el director del Idiprón.

Las autoridades hicieron el levantamiento del cadáver y la muerte de Yordan Alexánder está en investigación. A la fecha no se tiene una hipótesis clara de cómo ocurrió su muerte. El Idiprón atiende jóvenes entre los 8 y los 28 años en cuatro niveles. El nivel de internado atiende alrededor de 1.500 jóvenes.

“Esta situación nos tiene muy consternados. Y no porque se trate de un caso de negligencia, sino porque perdemos a un niño que queríamos rescatar. Es un drama para nosotros. Reiteramos nuestro profundo dolor por el fallecimiento del menor, y desde el mismo sábado adelantamos el acompañamiento psicológico y de restitución de derechos a los familiares y amigos de Yordan Alexander Acosta Bedoya. Esperamos que las autoridades esclarezcan este caso”, concluyó el sacerdote.

 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X