Bogotá

14 Nov 2008 - 9:33 p. m.

“Hemos recibido 312 amenazas”

Frente a las advertencias de un grupo conocido como las ‘Águilas Negras’, que podrían poner en riesgo la vida de 32 estudiantes y egresados de la Universidad Nacional, el rector aseguró que el caso se encuentra en investigación.

El Espectador

Después de que se hiciera público un correo electrónico de las ‘Águilas Negras’, mediante el cual se señala como objetivo militar a 32 estudiantes y egresados de cuatro facultades de la Universidad Nacional que presuntamente serían auxiliadores de las Farc, el rector de la institución, Moisés Wasserman, habló con El Espectador sobre esta problemática que desde hace dos años se ha venido agudizando en la institución.

Wasserman afirmó que la infiltración de grupos armados ilegales en la universidad no es un fenómeno nuevo, instó a la comunidad educativa a rechazar este tipo de violencia y aseguró que la institución garantizará la seguridad de los estudiantes amenazados.

¿Cuándo llegaron las amenazas a la universidad?

La última amenaza, que presuntamente viene firmada por las ‘Águilas Negras’, apareció el miércoles en algunos correos electrónicos de estudiantes. Ellos después nos hicieron llegar el mensaje electrónico.

¿Cuál es la posición de la universidad frente a este tema?

Clara, la Universidad Nacional rechaza enfáticamente este tipo de comunicaciones que, personalmente, califico como asquerosas.

¿Se han presentado antes amenazas como ésta, que ponen en riesgo la vida de los estudiantes?

En los últimos dos meses se ha venido recrudeciendo el lenguaje, las amenazas y las mismas acciones. No es un secreto para nadie que los enfrentamientos estudiantiles ahora son con bazucas. Otro ejemplo es la destrucción de las cámaras de seguridad en Medellín. Es decir, últimamente ha habido violencia fuerte y cada uno de los grupos armados ilegales viene aumentado su nivel de agresión en el lenguaje, que es justificado con la violencia del otro. Esta es una situación que debe ser erradicada de la universidad.

¿Cómo les garantizan la seguridad a los estudiantes amenazados?

Nosotros tenemos un esquema diseñado con entidades que saben del tema, como la Policía, la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría. Este es un esquema que tiene varios componentes, entre ellos un comité de alerta y unas guías que indican qué hacer cuando se presenta este tipo de amenaza.

En cuanto a los 32 estudiantes citados en el comunicado de las ‘Águilas Negras’, ¿qué ha pasado con ellos?

Cada amenaza es estudiada de manera particular por los técnicos de seguridad para valorar el nivel de gravedad. En este momento se están realizando las investigaciones y se han tomado correctivos. Algunos de los estudiantes amenazados en el comunicado tenían medidas de seguridad antes.

¿Qué ha sucedido en otros casos con los estudiantes amenazados?

En varios hemos tenido que trasladar a los estudiantes a otras ciudades, e incluso a algunos docentes. En otras


ocasiones les hemos ayudado económicamente para que salgan del país y puedan terminar su semestre en otra parte.

¿Cuántos casos de estudiantes amenazados conoce?

En los últimos dos años la universidad ha atendido 312 registros de amenazas. A cada caso se le ha dado un esquema de manejo distinto y por suerte ninguno ha pasado a mayores.

¿Conoce casos de desaparición forzada?

No, en la universidad no se han presentado casos de desaparecidos ni muertos.

¿Cómo es la situación de grupos armados ilegales dentro de la universidad?

Se ha hecho mucho escándalo alrededor de la infiltración de grupos armados en la universidad. Puedo decir que es muy evidente que los hay y que eso no es una sorpresa para nadie. Cualquier persona que se pasea por la universidad y lee lo que está escrito en las paredes se da cuenta de que hay grafitis firmados (Farc, ‘Águlias Negras’). Nosotros tenemos contados unos 60 encapuchados que aparecen eventualmente, pero tienen poca convocatoria.

En el comunicado se habla de un toque de queda que regirá para los supuestos auxiliadores de la guerrilla entre las 6:00 p.m. y las 6:00 a.m.

Ese supuesto toque de queda es un absurdo. Espero que los profesores y estudiantes lo rechacemos, porque es un atentado contra nuestra libertad individual, contra la universidad y significa una pretensión de este grupo de constituirse en una autoridad dentro de la institución. Nosotros ya hemos acudido y seguiremos acudiendo a las autoridades para que nos ayuden a controlar esta situación.

Temas relacionados

Universidad Nacional
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X