Bogotá

6 May 2014 - 2:29 p. m.

Mujer que asesinó a sus hijos en Suba "ya había intentado matarlos"

En el cementerio El Paraíso, en el noroccidente de la capital, fueron enterrados sus hijos Kevin Sebastián, de 11 años, y Karen Andrea, de 9.

Redacción Bogotá

En el cementerio El Paraíso, en el occidente de Bogotá, fueron enterrados ayer Kevin Sebastián, de 11 años, y Karen Andrea, de 9. Murieron estrangulados por su madre, con el cable de una plancha. Era de noche en el barrio Suba-La Gaitana, al noroccidente de Bogotá, y los vecinos dormían. Diana María Rodríguez primero asesinó a su hija que dormía con ella, luego a su hijo, porque “no quería dejarlo solo, sufriendo”, como dijo entre lágrimas al aceptar el doble crimen y pedir perdón en los juzgados de Paloquemao.

Es la misma mujer que tras el crimen se dirigió a la represa de Sisga, en el municipio de Chocontá, y se lanzó al abismo, sin conseguir quitarse la vida. Sobrevivió a una caída de 60 metros. La Policía de Cundinamarca la rescató de las aguas. Tenía hipotermia y varias lesiones.

No era la primera vez que Rodríguez intentaba suicidarse y matar a sus hijos. En alguna ocasión se encerró en un cuarto, quemó un colchón e intentó asfixiarse junto a ellos con el humo negro que salía. Eso relató la mayor de la Policía María Franco, quien apoyó esta investigación con relatos de familiares y vecinos. En la tarde de ayer se realizaron los trámites de traslado de Rodríguez a la cárcel de mujeres El Buen Pastor, donde podría afrontar la máxima condena que está permitida en Colombia: 60 años.

La mayor Franco aseguró que las razones de Rodríguez para quitarles la vida a sus hijos no eran económicas, ya que el padre y una tía la “ayudaban con su manutención”. En diálogo con El Espectador, el padre de los pequeños, consternado por el dolor, sólo atinó a decir: “No puedo hablar más”. Tampoco ha dado declaración formal ante las autoridades.

Depresión y esquizofrenia son las dos enfermedades mentales que familiares y vecinos dijeron padecía Rodríguez. Pero más allá de un dictamen médico, que aún no se conoce con certeza, para el psiquiatra Álvaro Romero, director del Programa de Medicina de la Universidad de la Sabana, lo que sí es claro es que el caso de esta mujer no es único. El 18% de los colombianos sufren de depresión, aunque los que terminan suicidándose o matando a alguien son la excepción. Esto, aunque no existe una estadística clara de estos casos en Bogotá ni en el país, porque siempre terminan invisibilizados en las cifras de maltrato infantil o muertes violentas. Por eso Rojas critica que la red de psiquiatría en hospitales públicos esté deteriorada y en el olvido.

El caso de los pequeños Kevin Sebastián y Karen Andrea recuerda, con el dolor de lo inevitable, que los niños siguen siendo las principales víctimas de la violencia en la capital. El subsecretario de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Johnathan Nieto Blanco, citó ayer un estudio de la Secretaría Distirital que señala que entre enero y marzo de 2014 se presentaron 536 casos de maltrato infantil, donde el 86,8% de los agresores fueron los padres de familia. Los índices más altos de esta violencia se dan en Ciudad Bolívar, con el 14,2%; Bosa, con el 13,6%; San Cristóbal, con el 10,3%; Kennedy, con el 9,9%; Suba, con el 9,5%, y Usme, con el 8,4%.

Temas relacionados

Policía Metropolitana
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X