19 Aug 2020 - 7:53 p. m.

Siguen rondando dudas frente a falsas irrupciones en residencias durante el paro en Bogotá

Mediante una investigación se solicita que el Distrito desempolve las averiguaciones frente a posibles irregularidades en las acciones de la Policía y sobre quiénes fueron los responsables de difundir falsa información para generar pánico por redes sociales.
Según la investigación, no se ha explicado cómo surgió el miedo a los supuestos
vándalos y que la información brindada por la Policía es contradictoria.
Según la investigación, no se ha explicado cómo surgió el miedo a los supuestos vándalos y que la información brindada por la Policía es contradictoria.

Una investigación revivió los momentos de angustia que vivieron habitantes de Soacha y Bogotá en la noche del 22 de noviembre de 2019, por presuntas irrupciones a la fuerza en sus residencias. Esto hizo que a lo largo de la noche el caos reinara en varios conjuntos de la ciudad y los vecinos salieran a proteger sus viviendas con palos y piedras, ante la posible aparición de delincuentes.

Lea: Con histórico cacerolazo terminó jornada de protestas en Bogotá

Durante tres meses, la empresa de consultoría e investigación Cifras y Conceptos, junto al concejal Diego Cancino y su equipo, desarrollaron una reconstrucción de lo ocurrido esa noche, mediante la investigación denominada “Persiguiendo Fantasmas”, y se llegó a varias conclusiones que arrojan que hubo inconsistencias, tanto en los procedimientos de la fuerza pública como de las declaraciones al respecto.

Por un lado, no se encontró evidencia que demuestre la judicialización de alguna persona por vandalismo durante esa noche ni alguna prueba real del supuesto ingreso de “vándalos” a alguna vivienda o conjunto residencial.

Contexto: Alcalde Peñalosa desmiente irrupciones en residencias en Bogotá y Soacha

La Policía de Bogotá confirmó esta información, como lo hizo en su momento el exalcalde Enrique Peñalosa, asegurando que los vándalos fueron un invento para atemorizar a la ciudadanía. “Información de la Policía de Bogotá indica que en esa fecha no hubo ningún judicializado por este hecho. No hay reportes sobre la presencia de grupos humanos con la connotación de bandas u organizaciones criminales actuando en la ciudad durante el toque de queda, por lo mismo, no se reportan capturas de esa naturaleza”.

Por otro lado, el análisis de la investigación indica que las respuestas oficiales se contradicen entre sí: “ni la Policía, ni la Fiscalía General realizaron monitoreo alguno sobre la falsa información que circulaba en redes sociales . No existe a la fecha ninguna evaluación de lo sucedido”. Cifras oficiales solo indican que la Fiscalía recibió 526 noticias criminales sobre hurtos y la Policía dijo que se presentaron 40 casos de hurto contra establecimientos de comercio y seis capturas.

Asimismo, se cuestiona que la Policía y el Ejército hayan realizado patrullajes en los barrios y conjunto residenciales, debido a que tienen funciones constitucionales diferentes. Aun así, la respuesta de las autoridades indicó que sí se realizaron estas labores pero no con patrullajes mixtos. “La respuesta de la Policía resulta extraña, pues parece contradecir al presidente Duque quien afirmó que para garantizar la seguridad en los lugares donde se estaba viendo perturbada la tranquilidad, se fortaleció la presencia de la Fuerza Pública, precisamente con el despliegue de patrullas mixtas de la Policía y el Ejército Nacional en los lugares más críticos”.

Por otra parte, la investigación deja la pregunta abierta de quiénes serían los responsables del contenido difundido por redes sociales,, que lo orquestaron intencionalmente para generar pánico bajo hechos falsos. “En varios casos se propagó el mismo contenido (fotos o vídeos) señalando que ocurría en distintos puntos de la ciudad. Muchos de estos videos difundidos en la capital aparecían como si fueran de Bogotá cuando realmente habían sido promovidos la noche anterior en Cali”.

Adicionalmente, solicita respuestas contundentes de si hubo actuaciones ilegales y violaciones a los derechos colectivos por parte de la Policía y si se trató de todo un evento sistemático para generar pánico, cuál era la intención y quiénes pudieron beneficiarse con esto.

“A pesar de que el actual gobierno distrital no es el mismo gobierno del 22 de noviembre de 2019, la magnitud de lo ocurrido dicha noche y de la opacidad en la información motivan a que el Concejal Diego Cancino eleve un derecho de petición a la Secretaría de Gobierno y a la Secretaría de Seguridad de Bogotá, con la finalidad de que investiguen qué ocurrió esa noche. Nos deben una explicación”, concluye el documento.

Comparte: