Bogotá

2 Jul 2014 - 2:51 a. m.

Tapahuecos, en manos de la Procuraduría

El ente de control formuló cargos contra María Gilma Gómez, exdirectora de la UMV, por presuntas faltas en la contratación de la máquina usada para el reparcheo de las calles.

Redacción Bogotá

Sigue la polémica por la máquina tapahuecos que la administración trajo a la ciudad para hacer el reparcheo de las calles en tiempo récord. Después de que los entes de control distritales cuestionaran la contratación directa que hizo el Distrito, sin licitación pública, y quedara en duda la calidad de la mezcla, ahora la Procuraduría ha decidido abrir pliego de cargos contra María Gilma Gómez, exdirectora de la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV), y otras dos funcionarias de la entidad, por presuntas faltas a la contratación estatal.

Los motivos de la formulación de cargos a Gómez y las otras dos funcionarias por parte de la Procuraduría tienen que ver con la manera directa como se adjudicó el contrato el 26 de diciembre de 2013, bajo la modalidad de “ciencia y tecnología”. Para el Ministerio Público, se trataba de un “típico contrato de obra y requería inminentemente de un proceso de licitación pública”.

Por esta presunta irregularidad, el organismo de control no sólo cuestiona a Gómez, sino también a María Constanza Aguja Zamora, secretaria general de la UMV, quien aprobó la suscripción del contrato, y a Olga Patricia Mendoza Navarro, jefa (e) de la Oficina Asesora Jurídica de la entidad. En lo que respecta a esta funcionaria, la Procuraduría indica que justificó la contratación directa con unos estudios previos que también se habrían hecho “irregularmente”.

La responsabilidad de Gómez es que, como directora de la UMV, entregó el contrato por $11.800 millones a la firma Green Patcher Colombia sin verificar previamente la evaluación efectuada, pues al parecer el proponente no cumplió con la experiencia específica exigida. La audiencia pública de la Procuraduría para escuchar la declaración de las implicadas se hará el martes 22 de julio.

La Unidad Anticorrupción de la Fiscalía también abrió investigación contra Gómez por los posibles delitos de interés indebido en la celebración de contratos sin el cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación.

La polémica alrededor de este contrato hizo que a principios de este año el contralor Diego Ardila le pidiera al entonces alcalde (e) de la ciudad, Rafael Pardo, que suspendiera de su cargo a María Gilma Gómez, lo que efectivamente sucedió.

La máquina tapahuecos también ha tenido encima los ojos de los entes de control por las dudas en torno a la calidad de la mezcla fría de asfalto que se utiliza para el reparcheo de las calles. De hecho, el contrato estuvo suspendido un tiempo por esta razón, mientras el contratista revisaba las fallas. Pero luego continuó y hace un par de semanas el nuevo director de la UMV, Juan Carlos Abreo, señaló que estaban por llegar dos máquinas más a la ciudad.

Una de las principales dudas en cuanto a la calidad de la mezcla es que algunos de los parches que ya se han hecho se hunden con tan sólo presionarlos con la mano. Abreo ha dicho que “es imposible que la emulsión que utiliza la máquina remalladora o tapahuecos se derrita, aunque sí se ablandan residuos de la parte superior que se van con el tiempo”.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X