Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 13 horas

'Mi única ambición ha sido actuar'

A propósito del filme ‘42’, donde interpreta al mánager Branch Rickey, Ford cuenta el proceso de creación del personaje y dice que las buenas historias “deben comprender el comportamiento humano”.

Chadwick Boseman interpreta al beisbolista Jackie Robinson en ‘42’. Frente a él, Harrison Ford en el papel de Branch Rickey.  / Cortesía
Chadwick Boseman interpreta al beisbolista Jackie Robinson en ‘42’. Frente a él, Harrison Ford en el papel de Branch Rickey. / Cortesía

Es el capitán Han Solo de la Guerra de las galaxias, es Indiana Jones, pero después de una pregunta sobre su primer papel (Bob Falfa, el del sombrero, en American Graffiti), Harrison Ford no puede contener las lágrimas. Su voz gruesa se va desvaneciendo frente a la presencia de decenas de periodistas y debe aguantar el llanto. Después de varios segundos de respetuoso silencio, la moderadora pide un aplauso para el gran Mr. Ford. Todos lo hacen sin comprender bien lo que ha pasado.

Estamos en el centro de Los Ángeles, en el Museo del Deporte, una enorme bodega acondicionada como un lugar para recordar las grandes gestas de los equipos angelinos como los Lakers, los Kings o los Dodgers. Las fotos de Magic Johnson elevándose o la de Don Sutton lanzando una bola. Y la razón para estar en este lugar es uno de los jugadores más emblemáticos de la historia del béisbol estadounidense y de la franquicia de los Dodgers: Jackie Robinson, quien con su vida (fue el primer beisbolista de raza negra en jugar en las Grandes Ligas) inspiró la película 42.

En ella (titulada así por el número con el que jugó Robinson toda la vida), Harrison Ford interpreta a Branch Rickey, el mánager general de los Brooklyn Dodgers en 1947 y la persona que contrató a Robinson para que diera el salto a la gran carpa. Para el papel, Ford no sólo debió escuchar a Rickey en archivos de audio, sino que estudió sus fotos para captar su movimiento. Lo cierto es que logra retratar a uno de los hombres más recordados en el béisbol estadounidense.

A pesar de tener 70 años, lo persiguen sus éxitos. Después de que Disney anunciara el año pasado que se realizaría una séptima entrega de la Guerra de las Galaxias, Ford afirmó que era posible un reencuentro con los otros miembros de la primera trilogía como Mark Hamill (Luke Skywalker) y Carrie Fisher (la princesa Leia) “No es una idea loca. Puede pasar”, dijo. El Espectador conversó con él en Los Ángeles, junto con otros periodistas.


¿Nos podría contar un poco de sus años de jugador de béisbol en su natal Chicago, cuando era joven, y cómo lo ayudó esa experiencia a crear su personaje?

Más que un jugador de béisbol, era un fanático; fui muchas veces al Wrinkley Park con mi familia. Más que recuerdos del juego, lo que tengo es la imagen del diamante de grama en medio de la ciudad. Recuerdo que mi padre me llevaba a ver muchos de los juegos que se hacían allí, aunque no me quedaba por mucho tiempo. Lo cierto es que cuando leí el guión, lo hice con mucho conocimiento de lo que allí se narraba y también fue una oportunidad de estudiar de nuevo todo aquello que había aprendido muchos años atrás.


¿Cómo hizo para recrear a este personaje emblemático, más allá de las cejas pobladas, la forma de hablar, el modo de caminar y de tratar a las personas?

Hay un gran archivo de audio de Branch Rickey, más de lo que hay en video. También observé muchas fotografías que para recrear a este tipo de personajes ayudan mucho. Y creo que lo más importante fue la gente de la producción y el guionista, que buscaron esas fotos, esos archivos que yo no podía encontrar. Así fuimos construyendo este personaje. De hecho, es un poco distinto en la película de lo que fue en realidad, un poco más adecuado para la narración de la película, pero sin dejar de lado su peso histórico en el béisbol. Otra ayuda fue conocer a Rachel Robinson (la esposa del fallecido Jackie), quien también me dio una guía bastante cercana cómo era, y ahí fue donde encontré otro aspecto y es que en esos días, si tenías 65 años, ya te consideraban un hombre viejo, así que puse mucho de esa sabiduría a favor del personaje para darle más fuerza.


¿Qué hubiera sido de Jackie Robinson sin Branch Rickey?

Creo que no hubiera sido Robinson.


¿Es posible que siendo esta una de las primeras películas en Hollywood sobre un personaje afrodescendiente, vengan muchas más que hablen son héroes de raza negra en la historia?

Yo no creo que sea un tema del color o la religión del personaje principal. Creo que las buenas historias no son buenas porque relaten la historia de una religión o una comunidad. Yo creo que las buenas películas están hechas desde un punto de vista que permite comprender el comportamiento humano, entender los momentos históricos, y que eso nos produzca emoción. Y creo que esta historia cumple con esos requisitos para ser una buena película. Es una historia sobre la equidad racial en los Estados Unidos y lo que intentamos hacer es que la gente sienta, se emocione con lo que le estamos contando, que es a su vez un pedazo de la historia de este país. Y más allá de que se hagan películas o no, el deseo es que cuando la gente vea esto sienta que no se puede volver a repetir, algo que no desean vivir en sus vidas, ni para ellos ni para sus hijos.


¿No cree que al utilizar palabras despectivas como “negro” (‘nigger’) la película pierde en calidad?

No lo creo. Creo que es el término históricamente exacto que se debe utilizar a la hora de hacer este tipo de películas sobre esos años. Nosotros estamos, como dije antes, recreando un período y en esos días, esos eran los términos que se utilizaban para llamar a la gente de color. El personaje de esta historia fue uno de esos hombres que luchó muy duro para que esas palabras se dejaran de usar, pero no podemos pasar por alto que en ese tiempo se usaban. No puedes hablar de salsa de manzanas sin decir manzanas.


Es una película con varios debutantes. ¿Recuerda cómo se sintió en su primer papel en ‘American Graffiti’?

Recuerdo que era la estrella de la noche. Y fue una sola y larga noche. La única ambición que he tenido es ser actor. Esta es y ha sido mi vida y la amo (llora).

Temas relacionados