Bruce Willis, el gran salvador de Gerard Butler

El actor británico recuerda cómo Bruce Willis lo salvó de una mujer que trató de acaparar su atención en una gala de los Óscar.

Gerard Butler jamás olvidará cómo Bruce Willis lo rescató de una incómoda situación en una de las fiestas posteriores a la última edición de los Óscar, en la que fue asediado por una "charlatana" mujer que le mantuvo enfrascado en una interminable conversación. El exmarido de Demi Moore fue el único de los invitados al evento que, en un momento dado, se atrevió a interrumpir el monólogo que estaba sufriendo su compañero y así puso fin a uno de los episodios más embarazosos vividos por el escocés, quien desde entonces solo tiene palabras de agradecimiento para el popular artista.

"Solo puedo decir que adoro a Bruce Willis. Es un tipo pragmático y muy inteligente, además de uno de los tipos más duros del mundo del cine. Su carisma y su encanto personal son contagiosos, por lo menos así lo siento desde que le conocí personalmente después de la gala de los Óscar. Recuerdo que los dos coincidimos en una de las fiestas que se celebran después y, aunque yo tenía ganas de hablar con muchas personas y presentarme a algunos de mis ídolos de la infancia, de repente me vi atrapado en una horrible situación, con una charlatana que no me dejaba en paz y que parecía querer contarme toda su vida. Cuando ya había perdido toda esperanza, de repente alguien me agarró del brazo y me libró del asedio con una sola frase: 'Siento la interrupción, pero tengo algo muy importante que decirte'. Era Bruce Willis, me había librado del asedio y tenía que decirme algo muy importante. Pero lo que quería en realidad era rescatarme de esa odiosa mujer. Solo pude decirle: 'Muchas gracias, tío, te debo la vida'", relató Butler recientemente.

Aunque a nivel artístico las dos estrellas del celuloide comparten el mismo perfil interpretativo --ambos se han especializado en el género de acción-- Butler reconoce que, a diferencia de Bruce Willis, fuera del objetivo de las cámaras no es capaz de expresar la misma valentía y coraje que proyecta en su filmografía. De hecho, el guapo actor asegura sentirse muy intimidado ante determinadas escenas de la vida cotidiana, e incapaz de afrontar sencillos retos del día a día.

"Siempre he sido un cobarde y un llorón. Desde pequeño me ha costado mucho superar ciertos desafíos de la vida que normalmente se superan con facilidad. A diferencia de Bruce Willis, yo ni siquiera fui capaz de resolver un contratiempo tan simple como el de cortar una conversación de raíz", bromeó. 

Temas relacionados