El amarillo y el dorado predominaron el la pasarela Moschino