Pasarela Dior: elegante y femenina

El nuevo director de la casa francesa, Raf Simons, mostró en París su primer desfile en la semana de la moda de la alta costura para otoño / invierno 2013.

Las expectativas eran altas. Los ojos del mundo de la moda estaban puestos en el sucesor de John Galliano, el belga Raf Simons, quien es la nueva cabeza artística de la casa francesa de moda Dior.

La colección se celebró (Ver Galería) en un hermoso hotel particular parisino decorado de piso a techo,  con flores  como orquídeas blancas, peonías, rosas rojas y rosadas. Entre ese ambiente festivo y colorido, las modelos mostraron pantalones pitillos estilizados propios de los smoking, con vestidos cortos de cinturas marcadas, corpiños bordados con flores,  abrigos de piel, hasta dramáticos vestidos largos y abiertos para la noche hechos de organza  con intensos colores en tonos verdes musgo, turquesa,  rojo y amarillo encendido y otros emulando en sus pedrerías y bordados flores, pétalos y hojas.  En las notas de la colección, el propio diseñador escribió: “La arquitectura de las flores es analizada de manera diferente en el mundo contemporáneo”.  Simons  fue muy hábil en tomar el legado de Dior y repensarlo para el siglo XXI. La “mujer flor” fue como Christian Dior se refirió a sus creaciones revolucionarias de 1940 en las que usó mucha tela que luego prensaba a la altura de la cintura para crear esa silueta que personificó la elegancia y el exceso de la post guerra.

Simons es el quinto diseñador que ha reinventado el legado de Dior siendo Yves Saint Laurent el primero,  Marc Bohan el segundo,  Gianfranco Ferré, el tercero y  John Galliano el cuarto. 

Según Cathy Horin de la revista de Style del New York Times, “en cada una de los 54 prendas, en cada detalle, el Sr. Simons hizo una conexión con la primera década de la casa cuando el mismo Dior trabajaba en los talleres. Puso entonces sus ideas, entre ellas, las  líneas arquitecturales depuradas, una preferencia por los bolsillos y un sentido de la feminidad pero también de la comodidad, a través de su propio filtro”.

El estreno de Simons atrajo a celebridades y varios diseñadores de moda, entre ellos Alber Elbaz, de la casa Lanvin, Marc Jacobs de Vuitton, Pierre Cardin, Azzedine Alaïa, Donatella Versace  y Riccardo Tisci así como a estrellas de cine como la francesa Marion Cotillard y la estadounidense Sharon Stone. El modista Pierre Cardin, de 90 años, saludó la colección, resaltando que el creador belga, “muy joven, respeta la casa Dior. Pero con el tiempo, es necesario que (Simons) sea él mismo. Si quiere ser un gran modista, deberá reconocerse que es él quien está en el podio". Por su parte, Elbaz de Lanvin  juzgó la colección "poética". “La única forma de ser director creativo de una marca con tanta historia es hacer lo que Simons ha hecho hoy: poesía desde el respeto a la firma y a uno mismo. Ha sido sublime”.

La pasarela de Simons fue clásica, elegante y moderna en comparación con la opulencia y el dramatismo que generaba su antecesor John Galliano. Fue recibida por la crítica con muy buenos ojos que espera con ansias su colección Prêt a porter en septiembre.

A Dior le tomó más de un año hallar un remplazo para el británico John Galliano, despedido en marzo del 2011 después de que el  modista británico lanzara injurias racistas contra clientes del bar La Perla en París. Simons  era hasta ahora conocido en París por la moda masculina vanguardista que realiza bajo su propio nombre, y que continuará desarrollando en paralelo de sus responsabilidades como director artístico de Christian Dior, la joya del grupo de lujo LVMH.

Temas relacionados