Charlie Sheen triunfa como disfraz en Halloween

El actor saca a la venta una máscara con su cara, entre otros artículos.

Es esta época del año cuando los estadounidenses se aprovisionan de disfraces y máscaras de todo tipo para la fiesta de Halloween. Y parece que nada puede dar más miedo en 2011 que una máscara del terrible Charlie Sheen. El actor, que este año ha descendido a los infiernos del papel cuché por cantar su amor a la cocaína y las orgías, regresa desde la tumba televisiva en forma de máscara de plástico.

Que se preparen los temidos Freddy Krueger, Jason Voorhes o el propio muñeco Chucky. Van a quedar en el olvido ante el poder de la careta que más se vende en las tiendas de EE.UU.

Halloween se celebra el próximo lunes, en la víspera del día de Todos los Santos. Los más pequeños salen a la calle disfrazados, con cubo en mano, a la caza de chucherías. A los vecinos tacaños que se las nieguen, les prometen un susto. Es probable que este año ese susto sea verse al propio Charlie Sheen en la puerta de casa. En marzo, el actor, el mejor pagado de la televisión, fue despedido después de insultar repetidamente a los productores de su serie, "Two and a Half Men". Cobraba 1,3 millones de euros por episodio.

Y si alguien cree que ser motivo de burla en Halloween le molesta a Sheen, se equivoca. El 18 de octubre posó para una foto con su propia máscara y, carente de cualquier humildad, la colgó en Twitter acompañada del comentario: '¡Sheenius!' (una alteración de la palabra genius, genio en inglés). La máscara de la foto está tan bien hecha que no se sabe si es ella la que sujeta a Sheen o al revés. ¿Por qué toda esa promoción por parte del actor? Según informa la web TMZ, Sheen y la empresa Live Nation se llevan un porcentaje de la venta de cada máscara y de los artículos que también incluyen camisetas y tatuajes.

Temas relacionados