El roquero que entregó su vida a los animales