Publicidad
18 May 2016 - 9:45 p. m.

A un paso de descubrir por qué las jirafas tienen su cuello tan largo

Por primera vez científicos secuenciaron el genoma de este mamífero para hallar las razones de su tamaño y de características únicas como su resistencia al cáncer. Sus conclusiones le dan un espaldarazo a la teoría de la evolución que propuso Darwin en el siglo XIX

Redacción Ciencia

/ Flickr - Pedro Reyna
/ Flickr - Pedro Reyna

Una de las preguntas que no han podido resolver los científicos a la hora de hablar de evolución es por qué las jirafas tienen un cuello tan largo. Es una duda que asalta a la humanidad desde hace, por lo menos, unos nueve mil años. Pero encontrar la respuesta un desafío que están superando investigadores de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, y del Instituto Africano Nelson Mandela para la Ciencia y la Tecnología, en Tanzania. Este grupo acaba de secuenciar, por primera vez, el genoma de este mamífero junto con el de su pariente más cercano: el okapi africano.

Su investigación, publicada en la revista Nature Communications, es un espaldarazo a los preceptos sobre evolución que presentó Charles Darwin en el siglo XIX. El naturalista inglés proponía que las jirafas con el mayor tamaño eran las que habían sobrevivido. En palabras de Douglas Cavener, de la Universidad de Pensilvania y uno de los líderes de a investigación, “la teoría de Darwin de la selección natural es coherente con una selección basada en la variación de la secuencia de ADN”.

De acuerdo a este científico, entrevistado por el diario El Mundo de España, el estudio, en el que compararon los genes de la jirafa, el animal terrestre más alto, con el de 40 mamíferos como el de la oveja, la cabra, la vaca y los humanos, les ha dado suficientes pruebas de cambios en la secuencia de su ADN.

En total, el grupo de investigadores identificó setenta genes relacionados con la adaptación que ha tenido esta especie en el medio en el que habita. Según el estudio, la mitad tienen información sobre su fisiología, los sistemas cardiovascular y nervioso y la manera en que se ha desarrollado su esqueleto. Porque a pesar de que su característica más notable es su largo cuello, hay otros aspectos claves en este animal. Su corazón, por ejemplo, puede bombear sangre a su cerebro y eso implica un recorrido de unos dos metros para el que necesita el doble de presión sanguínea que cualquier otro mamífero. También es capaz de alcanzar una velocidad de 60 kilómetros por hora.

De manera que la extensión de su cuello depende, al parecer, de la acción de unos pocos genes si se tiene en cuenta que hay otros que están arrojando pistas sobre otro par de características que asombran a los científicos: su habilidad para digerir plantas tóxicas, resistir al cáncer y al envejecimiento. En comparación a otros rumiantes es mucho más longeva: tiene una esperanza de vida promedio de 25 años.

Según Cavener, el siguiente paso en este proceso será la modificación de los genes para posteriormente introducirlos en ratones. Así podrán evaluar cómo funcionan. Tienen la esperanza de que el proyecto les dé pistas de nuevos tratamientos para enfermedades como la hipertensión y el cáncer.


 

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

Charles Darwin