22 Feb 2017 - 2:05 a. m.

¿Se está haciendo un anillo alrededor de Marte, como el de Saturno?

El tirón gravitacional de este planeta hará de Fobos una estela de polvo orbitando a su alrededor en cuestión de 20 a 70 años. Dos científicos estudiaron la posibilidad de un anillo marciano para el próximo siglo.

Redacción ciencia

Pixabay
Pixabay

Hace cuatro años, la sonda Maven de la NASA despegó rumbo a Marte para determinar cómo desapareció la atmósfera y el agua del planeta rojo. Entre los datos que la misión espacial aportó, los investigadores Jayesh Pabari y P. J. Bhalodi concluyeron un posible desenlace para Fobos: la luna marciana más cerca y más grande. De acuerdo con los científicos, el inevitable tirón gravitacional resquebrajará el satélite de 20 a 70 años, hasta convertirlo en una estela de partículas rocosas o, incluso, una lluvia de meteoros.(Lea: Nasa descubre microbios vivos de 60.000 años en México) 

Este satélite natural fue descubierto en 1877 junto a Deimos, la otra luna de Marte. Se estima que mide entre 20 a 26 kilómetros y pierde cada tanto su consistencia a causa de la fuerza de atracción. De allí que algunos científicos de la NASA se atrevan a pronosticar un anillo marciano en el próximo siglo. Según Pabari y Bhalodi, el polvo procedente de las lunas puede estar acumulándose y con el tiempo termine orbitando al cuarto planeta del Sistema Solar, desde el sol.

Publicado en la revista Icarus, el estudio es precedido por otras investigaciones similares que buscaban explicar la presencia de polvo cósmico en la órbita de este planeta a una altura de 100 a 1.000 kilómetros. Una de las explicaciones fue que las dos lunas de Marte son impactadas por rocas y partículas en la zona y, en efecto, con cada choque una parte de ellas se desprende. Flotando por el espacio, acumulándose en derredor.

Sin embargo, la teoría que primó fue sobre el polvo proveniente de la colisión contra los satélites y del propio planeta. De hecho, Maven confirmó que una porción de las partículas venía de Marte mientras que otra, era causada por el viento solar, capaz de generar considerables nubes de polvo.

Así pues, Pabari y Bhalodi se dedicaron a medir el tamaño de las partículas con el fin de precisar si se puede o no formar un anillo. Gracias a esto, el informe científico publicado este martes, precisó que la mayoría de polvo proviene del planeta. Solo el 0.6 % es generado por las dos lunas pero, es posible que con el tiempo la fracción aumente, haciendo realidad el pronóstico. Será necesario enviar nuevas misiones a Marte para determinarlo, indicaron los autores.

Síguenos en Google Noticias