7 Jul 2021 - 6:01 p. m.

30 años de la Asamblea Constituyente: Óscar William Calvo propuso un nuevo país

Fabiola Calvo

Columnista

Fue en 2015, tras el 30 aniversario del asesinato de Óscar William Calvo (miembro de la Comisión de Paz, contaba con sólo 32 años cuando fue asesinado el 20 de noviembre de 1985 en Bogotá en la Carrera 13 con 42), que el Estado representado en la Unidad Nacional de Víctimas, en un acto de reparación, publicó “Una juventud que luchó por otra vida”, un CD con la propuesta de este joven, una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), durante la firma de los acuerdos bajo la presidencia de Belisario Betancur.

Hoy es mucho más cercano hablar de ANC, pero en aquel entonces que corría la euforia por la paz en las calles de Colombia (somos reiterativos), era algo lejano y quizá ajeno; reformar o cambiar la constitución estaba en manos del congreso, por lo que Oscar William enfatizó: “El pueblo puede restituir su poder soberano… Sólo el pueblo como soberano puede reconquistar para sí ese poder”.

La clave de su propuesta, revolucionaria en esos momentos, estuvo en esa afirmación “… una Asamblea Nacional Constituyente elegida por el constituyente primario, el voto de la ciudadanía”.

Avanzó Calvo en su propuesta al país: “…con las elecciones de 1986 en referéndum, para decidir la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, con voto directo y plena libertad de participación”.

Hay quienes no conocen la historia inmediata de Colombia, hay quienes la ignoran, hay quienes son parte de ella y hay quienes dejaron constancia de los hechos al margen de su filiación política.

El exministro Jaime Castro dijo en el vídeo Del otro lado del fuego: “Oscar William insistió mucho en la convocatoria de una ANC, en la realización de un referéndum como mecanismo excepcional que creara los canales, los instrumentos que facilitaran la participación ciudadana de nuevos sectores en la vida pública del país. En ese momento la idea no cuajó, por decirlo en lenguaje popular, y vino a cristalizar cinco o seis años más tarde con la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente del año 91”.

La iniciativa de una ANC la presentó Óscar William Calvo en su discurso (http://www.corporacionacracia.com/recordando-a-los-hermanos-calvo/) durante la firma de los acuerdos de Cese del fuego y Diálogo Nacional en el entonces Museo Zea de Medellín, hoy Museo Antioquia, un 23 de agosto de 1984.

Sobre Calvo se refirió la directora del Museo de Arte Moderno de Bogotá y Comisionada de Paz, Gloria Zea: “Habría tenido una participación sumamente importante y de enorme trascendencia en el proceso de acercamiento de los extremos, y de diálogo, de verdadero diálogo, porque Oscar William era una persona con quien uno podía dialogar”.

La apuesta de una ANC fue parte de una búsqueda de paz, “Estamos por la paz, deseamos la paz, pero hay que luchar por los cambios que permitan la paz”, afirmó Calvo en ese mismo acto en el que también participó su hermano Jairo (Ernesto Rojas, detenido, torturado y asesinado el 15 de febrero de 1987 en Bogotá) a quien se le escuchó en declaraciones para la radio: “No hay paz sin democracia, no hay paz si el pueblo no tiene derecho a participar en la vida política del país”.

Oscar William y Jairo Calvo Ocampo fueron negociadores de los Acuerdos de paz en 1984 con el gobierno de Belisario Betancur, por el PC de C ML y el EPL en 1984, y lo hicieron con propuestas que necesitaba un país sumido en el militarismo y la falta de derechos.

La ANC y su resultado, la Constitución de 1991, fue la constancia de un proceso, de una suma de esfuerzos y una bandera de paz con avances destacados como un estado social de derecho, Estado laico, en inclusión y un híbrido en asuntos económicos y Fuerzas militares, pero no es posible todo y de una.

Aquella esperanza plasmada en la Carta magna, de corte liberal, no ha logrado su cometido porque el conflicto armado continuó con otros actores, porque la otrora izquierda estuvo por debajo de las circunstancias, pese a su esfuerzo, porque Colombia sigue con una élite con características feudales y aires de monarcas afianzados en las armas legales y también las oscuras.

En síntesis: en 1960 el pacto de la exclusión o Frente Nacional propició el origen de grupos armados por un cambio social, hoy, el estallido social iniciado el 28 de abril de este 2021 es producto del incumplimiento de la Constitución, es decir, la exclusión de las amplias mayorías, por la corrupción, la versión autoritaria del actual gobierno y el incumplimiento de los Acuerdos firmados con las Farc en 2016.

Pueden seguir asesinando, desapareciendo, torturando… “podrán cortar todas las flores, pero no podrán cortar la primavera” (Pablo Neruda).

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete