Analistas

4 Jun 2022 - 3:34 p. m.

Ausencias que se nombran, un Mausoleo

Rafael Núñez*

Los lugares, por definición, son un punto localizado en un territorio, dónde las personas no solo transitan sino que permanecen en él. Por eso, la casa es un lugar y, por ejemplo, el metro de Medellín es un No-lugar. Sabiendo esto, en Medellín existe un lugar llamado Mausoleo Ausencias que se Nombran.

Al interior del Jardín Cementerio Universal, se encuentra este espacio. En la mitad geográfica del cementerio está ubicado el primer mausoleo en Colombia que conmemora, de forma simbólica, a las víctimas de desaparición forzada del país. Luego de tres décadas de búsqueda de desaparecidos, las madres y organizaciones buscadoras, a través de su insistente lucha, lograron exigirle al Estado un lugar donde inhumar a las personas que son encontradas luego del momento de desaparición. Fue así que en el año 2017 se condensó esta incasable lucha y se realizó el mausoleo.

Medellín tiene cerca de 2.977 personas desaparecidas en el marco del conflicto armado. Es la ciudad con más desaparecidos del país; así mismo, cuenta con organizaciones consolidadas que día a día siguen buscando a sus familiares y cercanos. Por ejemplo, las Madres de la Candelaria, que se fundaron hace 23 años. Cuando comenzaron a desaparecerse los jóvenes, las mamás salían a buscarlos a los barrios y en esa intensa búsqueda se encontraban con otras madres que se sumaron, hasta encontrarnos hoy con un punto de consolidación en la organización Madres de la Candelaria que hoy cuenta con cinco líneas distintas.

La insistente e incasable búsqueda de ellas y de otras organizaciones como la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (ASFADES) o el Movimiento Nacional de Víctimas de crímenes de Estado (MOVICE) permitió que se construyera este mausoleo donde inhuman a sus familiares y seres queridos que encuentran. También ejercen presión sobre las autoridades para encontrar a los que aún están ausentes.

El mausoleo también es un lugar donde las madres de los desaparecidos realizan eventos, almuerzos, actividades de desactivación emocional, teatro, música y demás. Es un espacio en el que algunas van a reunirse con sus familiares y otras a esperar a que aparezcan.

Es así como, las víctimas y sus familiares tienen un lugar en la ciudad para estar y ser. Un pedazo de ciudad, que, aunque suene extraño, sirve para la reparación individual y colectiva. El Mausoleo Ausencias que se nombran, se erige como fortaleza para el dolor y la esperanza. Visítenlo.

*Politólogo - Universidad Nacional de Colombia

Síguenos en Google Noticias