Colombia + 20

22 Nov 2022 - 12:49 a. m.

Estos son los militares activos que serán observadores de los diálogos con el Eln

El Comando General de las Fuerzas Militares confirmó los nombres de cuatro uniformados activos que acompañarán el proceso de negociación de paz como observadores. Además, dos retirados estarán en la delegación como negociadores del Gobierno.
Soldados del Ejército Nacional. EFE/MAURICIO DUEÑAS
Soldados del Ejército Nacional. EFE/MAURICIO DUEÑAS
Foto: EFE - Mauricio Dueñas

En un comunicado emitido este lunes 21 de noviembre el Comando General de las Fuerzas Militares anunció quiénes serán los miembros activos de la institución que acompañarán como observadores las negociaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional. El anuncio se dio tras la instalación formal de las conversaciones en Caracas, Venezuela.

En contexto: La paz esquiva con el Eln

“De conformidad con los lineamientos dispuestos en la política de Paz Total y teniendo en cuenta el inicio d elas negociaciones con el grupo organizado Eln, el Gobierno Nacional ha designado a unos miembros de las Fuerzas Militares como integrantes del Equipo de Apoyo y Observadores al Proceso de Paz”, dice el comunidado.

El mayor general del Ejército Hugo Alejandro López Barreto encabeza el equipo y además ser el jefe de la subcomisión técnica. El oficial es especialista en defensa nacional y estuvo al frente de la Fuerza de Tarea Vulcano en el Catatumbo, precisamente enfrentándose a uno de los frentes más beligerantes y fuertes del Eln que opera en esa región. Lleva 39 años de servicio y actualmente se desempeña como director de Sanidad Militar.

Junto a López Barreto estará el oficial de la Armada Roberto Bonilla, quién se desempeñó como capitán de navío y actualmente “hace parte de la Dirección de Apoyo a la Transición”, según el comunicado. Bonilla tiene 27 años de servicio en la Armada Nacional.

Vea: “Encuentros con el Eln nos están dando certezas”, dice Danilo Rueda

También integra el equipo el teniente coronel de la Fuerza Aérea Rodrigo Mezu Mina, con 28 años de servicio. Mezu Mina acompañó también los diálogos con las Farc en La Habana, donde asistió a la subcomisión técnica para el fin del conflicto en 2014. Mezu tiene varias especializaciones y cursos en desarme, desmovilización y reintegración. Además es especialista en seguridad y defensa nacional.

Finalmente, la cuota femenina está representada por la mayor del Ejército Isabel Ozuna Stockl, quien es abogada y especialista en Derechos Humanos, con varios cursos en Europa sobre cese al fuego, monitoreo y verficación. La mayor Ozuna tiene 15 años de servicio.

Los observadores “se encargarán de asesorar y verificar los lineamientos y directrices que se puedan dar durante las negociaciones entre el Gobierno Nacional y el grupo armado organizado Eln”, concluye el comunicado del Comando General de las Fuerzas Militares.

Los militares en la mesa de negociación

Además de estos militares activos, también están presentes en los diálogos dos militares retirados, aunque ellos sí hacen parte de la delegación como negociadores del gobierno en la mesa.

Se trata por un lado del almirante (r) de la Armada, Orlando Romero, quien dirigió el Mecanismo de Monitoreo y Verificación del Cese al Fuego y la Dejación de Armas, después de integrar la subcomisión técnica para el fin del conflicto que negoció este punto con la extinta guerrilla de las Farc.

Durante su carrera se ha desempeño como Jefe del Estado Mayor de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, jefe de inteligencia de la Armada y agregado naval en Francia, entre otras. Su experiencia como negociador de los protocolos del cese al fuego y la creación y ubicación de las 26 zonas veredales donde se concentraron las Farc, así como la formulación del cronograma para la dejación de armas y la forma como las tres partes verificaron el cumplimiento de estas reglas, será valiosa en esta mesa.

Además está, Álvaro Matallana, coronel (r) del Ejército. Es hijo del general José Joaquín Matallana, un insigne militar recordado por dirigir las tropas aerotransportadas en el ataque Marquetalia, donde nacerían las Farc; también dirigió las operaciones que llevaron a la muerte de Efraín González en Bogotá. Tras el secuestro de su hijo Julián por las Farc, adoptó una posición proclive al diálogo con las guerrillas. Álvaro Matallana fue oficial de infantería, y fue adjunto militar en la embajada de Washington en 2001. Fue profesor de estrategia y decano de la Escuela Superior de Guerra por varios años.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.