Paz y Memoria

17 Dec 2020 - 10:53 p. m.

‘Avanza’, la nueva marca de ropa que excombatientes de las Farc lanzaron al mercado

La cooperativa Tejiendo Paz de exguerrilleros de Icononzo (Tolima) tiene marca propia. Se trata de quienes han organizado desfiles de moda en Bogotá y quienes durante la pandemia han fabricado miles de tapabocas para donar.
Juan Perea, María Páez y Mireya Gómez estuvieron en Bogotá para el lanzamiento de su marca Avanza.
Juan Perea, María Páez y Mireya Gómez estuvieron en Bogotá para el lanzamiento de su marca Avanza.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

En la guerra, la avanzada era un grupo de combatientes que se marginaba de las tropas con la tarea de vigilar un flanco. En las Farc, la componían usualmente tres guerrilleros que se ubicaban lejos del campamento y servían como una guardia externa. O al menos así lo describe María Páez, conocida en esas filas como Maricela, que hoy recuerda esas estrategias de guerra, pero para explicar el nombre de la nueva marca de ropa que acaba de lanzar junto con otros 20 excombatientes de las Farc: Avanza.

El nombre surgió en medio de las discusiones de este puñado de exguerrilleros en el antiguo espacio de reincorporación de Icononzo (Tolima), cuna de la cooperativa Tejiendo Paz, que ahora alcanzó una de sus metas: tener marca propia. Estando en esas conversaciones, en medio de lluvias de ideas sobre conceptos que usaron cuando estaban en armas como la caleta, la rancha, las formaciones, alguien arrojó la ‘avanzada’ y les quedó sonando. Sin embargo, esa palabra alude a una guardia fija, estática, que se queda en un lugar y no se mueve. En cambio, ellos querían reflejar movilidad, cambio, dinamismo. Optaron por remover las últimas dos letras de la palabra y con ese se quedaron.

Lea: Los excombatientes que fabricaron tapabocas durante la pandemia

Avanza es, a partir de ahora, la nueva marca con la que se tejerán las prendas que esta cooperativa de excombatientes viene fabricando desde hace casi tres años, cuando decidieron que su camino hacia una vida sin armas lo construirían a través de un taller de confecciones.

El crédito de la idea, según Juan Perea o Gonzalo, representante legal de la cooperativa, se lo dan en realidad a Valentina Beltrán, exguerrillera de las Farc y lideresa de ese antiguo espacio. Fue ella quien pensó que el proyecto podría ser viable y quien empezó a tocar puertas. Así llegó hasta esa zona veredal la profesora de la Universidad Nacional Regina Parra, quien creyó en el proyecto y les donó tres máquinas de coser. Alrededor de ellas se agruparon unos 30 excombatientes que fundaron la cooperativa.

“Nos tocaba rotarnos los horarios. Cada dos horas íbamos tres para poder utilizar las máquinas. Teníamos que ir a seguir la línea en una hoja de cuaderno rayado; si uno aprende a no salirse de esas líneas, aprende a coser derecho”, cuenta Mireya Gómez o Ester Sánchez.

Maricela también iba a esas prácticas y en ese momento estaba embarazada. La primera prenda que confeccionó, todavía con ayuda, fue un vestido para niña que esperaba que su bebé vistiera cuando naciera, pues le habían dicho que iba a tener una mujer. Le nació niño. El vestido no lo pudo usar, pero la destreza con las máquinas se le quedó.

Lea también: El 19 de diciembre habrá Mercadillo por la Paz en Bogotá

Empezaron a hacer sudaderas, guiados por algunos exguerrilleros de la cooperativa que durante la guerra confeccionaban las prendas para las tropas. En el ir y venir de buscar alianzas, apareció Manifiesta, una marca de ropa creada en Bogotá por las politólogas Ángela Herrera y Sara Arias, que llegaron hasta el espacio y les propusieron trabajar de la mano. Entonces los diseños evolucionaron a Kimonos, capas, blusas y otras prendas de vanguardia que comercializaban a través de las redes sociales de Manifiesta.

Esa marca de ropa y la cooperativa Tejiendo Paz llenaron los titulares de prensa a finales de 2019 cuando realizaron, por primera vez, un desfile de moda con prendas confeccionadas por exguerrilleros. Lo hicieron en ese momento en la Universidad de Los Andes y lo repetirían un año después, en noviembre de 2020, en la Plaza de Bolívar de Bogotá. Pero esta vez en medio de la Peregrinación por la vida de los firmantes del Acuerdo, ante los 236 casos de homicidio que iban en ese momento. Hoy la cuenta va en 250.

Han tenido otros aliados. Como parte del proyecto Territorios Solidarios y Sostenibles del Fondo Europeo para la Paz han recibido apoyo y acompañamiento de la Corporación Mundial de la Mujer Colombia y la Corporación Territorio, Paz y Desarrollo. Junto a ellos también los ha acompañado el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Misión de Verificación de la ONU.

Igualmente, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) también les ha gestionado alianzas, como la que se logró con el Consorcio Vía 40, encargado de la construcción del tercer carril en la vía Bogotá – Girardot. Ese consorcio le dona a la cooperativa uniformes de trabajo que ya cumplieron su ciclo de uso y los excombatientes las transforman en tulas y otros elementos con nueva vida útil. Parte de eso es donado a migrantes venezolanos, junto con tapabocas también elaborados por los exguerrilleros. Para ese contrato, los mismos excombatientes pusieron las condiciones de trabajo y el precio de su mano de obra.

Gonzalo, Mireya y Maricela durante la guerra hicieron parte de los frentes Primero, Séptimo y 40, de los cuales algunos de sus miembros se quedaron o han vuelto a las armas y hoy operan entre Meta y Guaviare, bajo el mando de Gentil Duarte. “Yo he sido muy respetuoso y no entro a juzgar a los que se quedaron allá. Yo personalmente siempre he acompañado las decisiones que ha tomado el Secretariado, cuando estábamos en armas, y ahora sigo apoyando las decisiones que tome el Consejo Político Nacional del partido FARC”, dice Gonzalo sin dubitaciones.

Cómo él, Mireya también está convencida del camino que tomó: “Yo pienso que hice un compromiso y más que todo ese compromiso lo cerré con broche de oro el día que yo decidí tener mi hijo”. Hoy su pequeño tiene tres años.

Con Avanza, lanzaron también su primera colección propia: Telario. Los vestidos ya están disponibles para venta y puede conseguirlos por varias plataformas. A través de su página web avanzatiendaderopa.com, su página en Instagram, el correo clientes@avanzatiendaderopa.com y la línea de WhatsApp 3214646273. Igualmente, la alianza con Manifiesta sigue adelante y también a través de sus redes sociales puede hacerles pedidos.

Como parte del desembolso que el Gobierno Nacional ($176 millones) y Cooperación Internacional ($90 millones) hicieron en abril pasado al proyecto, además de su propia marca pudieron adquirir una casa en el casco urbano de Icononzo, que están habilitando para convertirla en un punto de venta, no solo de las prendas de Avanza, sino también de otros productos elaborados en todo el país por exguerrilleros de las Farc.

Síguenos en Google Noticias