Colombia + 20

27 Feb 2020 - 12:50 a. m.

“La falta de respeto con el Acuerdo de Paz integral es alarmante”: delegación internacional

Según los parlamentarios europeos, si bien la implementación del Acuerdo de Paz es un proceso de largo plazo, es alarmante que no se avance en la reforma rural integral, principalmente, la formalización y el acceso a la tierra para campesinos. Igualmente, cuestionan que durante su estadía hayan sido asesinados seis líderes sociales.

Redacción Colombia 2020

La cuarta delegación internacional del Monitoreo de Paz de Justice for Colombia visitó Colombia entre el 16 y 21 de febrero del 2020./Cortesía.
La cuarta delegación internacional del Monitoreo de Paz de Justice for Colombia visitó Colombia entre el 16 y 21 de febrero del 2020./Cortesía.

A través de dos viajes a territorio y de reuniones con los principales actores del proceso de paz de Colombia, la cuarta delegación internacional del Monitoreo de Paz de Justice for Colombia expuso sus consideraciones frente a los avances de lo firmado en La Habana en 2016 entre el Gobierno y las Farc. Según los voceros extranjeros, si bien la implementación del Acuerdo de Paz es un proceso de largo plazo, es alarmante que no se respete el Acuerdo de Paz en su integralidad, lo que incluye un punto neurálgico: la reforma rural integral, principalmente, la formalización y el acceso a la tierra para campesinos.

Esta comisión, integrada por el parlamentario británico, Lloyd Russel-Moyle, un congresista español y líderes sindicales del Reino Unido, Irlanda, Italia y Dinamarca, recorrió el Bajo Atrato en el norte del Chocó. Allí, se reunieron con líderes afros y sus comunidades, cuya preocupación más latente en este momento es la actividad neoparamilitar en la región. “Escuchamos sobre el terror generado en la región debido a la presencia de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y la supuesta impunidad con la cual operan en la zona. Escuchamos sobre el control social y económico por parte de los paramilitares, una percepción de inacción de la fuerza pública colombiana y el miedo de represalias o la obligación de huir de sus tierras.”, escribieron en la declaración final los delegados.

Posteriormente, en un viaje al municipio de Mutatá (Antioquia), la delegación pudo visitar a los excombatientes que se asentaron para vivir fuera de un espacio de reincorporación y que, junto con la comunidad de la vereda San José de León, reunieron el dinero necesario, compraron tierra, construyeron casas y están en el proceso de activar un proyecto de piscicultura colectivo. “A pesar de los enormes retos, esta comunidad demostró el potencial del proceso de paz para generar esperanza”, señalaron en el documento final y expusieron punto a punto lo que es alarmante para el momento que está viviendo el proceso de paz.

También lea: En 2019 hubo 36 masacres en Colombia, la cifra más alta desde 2014: ONU

Sustitución de cultivos de uso ilícito

Para lograr la paz de Colombia, los negociadores en La Habana acordaron implementar un punto al que denominaron “solución al problema de las drogas ilícitas”, pues, escribieron, el cultivo, la producción y comercialización de este tipo de drogas también han atravesado, alimentado y financiado el conflicto interno. Por eso, la delegación recomendó avanzar en la reforma rural para que el Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS) avance con éxito. Según las conclusiones del monitoreo, aunque los avances son positivos, con casi 100.000 familias comprometidas con la erradicación voluntaria de sus cultivos de coca, solo unas pocas han podido construir una alternativa que sea viable al nivel económico.

“A pesar de los retos, escuchamos como solo un número muy pequeño regresaron a los cultivos de coca, confirmando que los acuerdos mutuos para la erradicación y sustitución de los cultivos es la mejor manera para responder al fenómeno de la siembra de coca”, expresó la delegación.

Tierras para la paz

El informe también cuestiona que el compromiso con la entrega y titulación de tierras para el campesinado está bastante atrasado, pues una de las propuestas de fondo para resolver el conflicto en el país era justamente atender a las comunidades rurales que más sufrieron la violencia y tienen atrasos considerables, entre otras cosas, en satisfacer las necesidades básicas.  

Este avance, dijeron los delegados, ayudaría a resolver los problemas que atraviesa la reincorporación de los excombatientes de las Farc. “Entendemos que solo el 20% han recibido el financiamiento oficial para los proyectos productivos y económicos, y nuevamente escuchamos cómo la falta de acceso a la tierra es un obstáculo central. En los tres años desde la firma del acuerdo de paz y a pesar del infatigable compromiso con sus obligaciones, es alarmante que tan pocos excombatientes de las Farc hayan tenido acceso a proyectos productivos, una parte esencial del acuerdo que firmaron”, dice la declaración.

Asesinato de excombatientes y líderes sociales

El último punto tiene que ver con las amenazas y homicidios contra líderes sociales que luchan por el Acuerdo de Paz y los excombatientes que dejaron las armas. Según la delegación internacional, este fenómeno está alcanzando niveles catastróficos, cosa que constataron durante su visita a Colombia: “En los tan solo seis días que estuvimos en Colombia, asesinaron a dos sindicalistas rurales de la organización FENSUAGRO y un presidente regional del sindicato petrolero USO sobrevivió a un atentado. Según las Naciones Unidas, cerca de 170 líderes y lideresas sociales fueron asesinadas en el 2019 y escuchamos como más de 180 excombatientes de las FARC han sido asesinados desde la firma del acuerdo de paz”, concluyeron.

Finalmente, en la declaración donde expusieron todos estos reparos, también expresaron su respaldo al sistema de justicia transicional que pretende satisfacer las necesidades más prioritarias de quienes son el centro del Acuerdo de Paz: las víctimas. Igualmente, dijeron que, más allá de la implementación del acuerdo entre el Estado y las Farc, “es fundamental para el futuro de paz que haya esfuerzos significativos para restablecer las conversaciones con el ELN”.

También lea: Ituango, sometido al control de las Autodefensas Gaitanistas y la disidencia de las Farc

Síguenos en Google Noticias