Colombia, a punto de dar un paso atrás en materia deportiva

Este miércoles la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes votará reforma a la legislación deportiva. Las principales modificaciones no fueron socializadas ni compartidas con deportistas, técnicos y demás protagonistas de la actividad física.

FCF

Este miércoles 31 de mayo la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes discutirá y votará el Proyecto de Ley 264 de 2017 “por el cual se reforma la legislación en materia de deporte, recreación, actividad física y aprovechamiento del tiempo libre”, presentado por el representante Álvaro López Gil y el senador Mauricio Delgado Martínez, apoyando una iniciativa de Coldeportes y la Superintendencia de Sociedades.

Aunque el proyecto fue radicado el 2 de mayo pasado, no se socializó ni fue debatido públicamente, por lo que incumple los principios de participación y democratización que exige la ley. De hecho, la mayoría de los protagonistas del deporte, atletas y entrenadores, entre otros, ni siquiera saben de su existencia. (Lea también: “Nunca hubo tanto apoyo como ahora”: Clara Luz Roldán, directora de Coldeportes)

Entre las modificaciones más importantes está la de permitirles  a todos los clubes deportivos profesionales a que sean Sociedades Anónimas o Sociedades por Acciones Simplificadas Deportivas (SASD), pero quitando para estas últimas las obligaciones de liquidez para pagar salarios, capital mínimo, patrimonio para respaldar deudas o préstamos y fiscalización a través de Coldeportes, requisitos que se incluyeron en la Ley 1445 de 2011 y que obligaban a los clubes a convertirse y manejarse como verdaderas empresas y no como negocios personales, que es lo que podría volver a ocurrir.

SASD permitirían que los clubes profesionales de fútbol, por ejemplo, volvieran a ser propiedad de una sola persona, sin necesidad de cumplir con los requisitos que hoy operan con éxito, situación que atenta contra la posibilidad de participación y democratización de los clubes profesionales tal y como lo ordena la Constitución. Aparentemente la iniciativa pretende fomentar la creación de clubes deportivos, pero propiciará la aparición de empresas de papel, sin fiscalización ni control.

El proyecto también le quita a Coldeportes parte de sus funciones de inspección, vigilancia y control, pues delega en las Federaciones de cada deporte toda la regulación de sus disciplinas sin la necesidad de que se apruebe previamente, por parte del ente estatal, la expedición de reglamentos y estatutos, como hasta ahora. (Vea: Así les incumplió el Gobierno a los deportistas olímpicos)

Como si fuera poco, les limita la participación a los deportistas en las asambleas de sus respectivas Federaciones, pues permite que sea solamente uno, con voz y voto, quien puede asistir. Se les desconoce este derecho a árbitros, técnicos y otros protagonistas del deporte. Esta situación no hace más que darles poder a los dirigentes, muchos de ellos cuestionados, para que regulen a su favor, como de hecho lo han denunciado recientemente algunos atletas destacados, entre ellos Nairo Quintana.

Estas y otras “perlas” se debatirán este miércoles desde las 10:00 a.m. en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes a pesar de que no fueron socializadas debidamente y no favorecen a todos los actores del Sistema Nacional del Deporte