3 Jul 2020 - 7:25 p. m.

Bienestar Familiar investiga inconsistencias en la entrega de alimentos a niños del Valle del Cauca

Lina Arbeláez, directora del ICBF, estará al frente de la indagación sobre la entrega incompleta de más de 280.000 canastas nutricionales a niños en Palmira.

La entrega de ayudas humanitarias durante la pandemia ha sido uno de los ejes transversales dentro de las investigaciones de las entidades de control. En los casi cuatro meses de aislamiento preventivo obligatorio que lleva el país, instituciones como la Fiscalía o la Contraloría calculan que hay por lo menos 80 casos de irregularidades en entidades territoriales, donde las autoridades locales o los contratistas adscritos a estos proyectos generan sobrecostos o desfalcan del alguna otra forma estos recursos.

En el Valle del Cauca esta semana comenzaron las indagaciones preliminares sobre unas supuestas inconsistencias en las entregas de más de 280.000 canastas nutricionales a niños del departamento. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar será el encargado de investigar y determinar quiénes serían los responsables.

El centro de atención en este caso es el municipio de Palmira donde el ICBF investiga a un operador, el cual no ha sido plenamente identificado, que llevó de forma incompleta las canastas nutricionales a los menores de instituciones oficiales en esta zona del Valle y a niños que se encuentren en condiciones de vulnerabilidad.

También le puede interesar: Alcaldía de Sincelejo se defiende de acusaciones por sobrecostos en ayudas humanitarias

“Hemos podido constatar que en Palmira algunas canastas han sido entregadas incompletas. Por este motivo, el ICBF iniciará el proceso de investigación para la correspondiente sanción al operador por no cumplir con los lineamientos establecidos por el instituto”, sostuvo Lina Arbeláez, directora del ICBF.

Si bien desde el ICBF no se tiene de momento el número exacto de canastas entregadas en ese municipio, se tiene claridad en que cada entrega realizada era dirigida a niños inscritos en programas de atención a primera infancia.

Este es el segundo caso que toma directamente el ICBF desde que comenzó la cuarentena. El primero fue en abril cuando se abrió un expediente a un contratista por la presunta alteración de la fecha de vencimiento de productos alimenticios entregados en Soledad (Atlántico).

Comparte: