22 Jul 2021 - 9:13 p. m.

Concejales piden que la estatua de Belalcázar vuelva para el cumpleaños de Cali

El pasado miércoles 28 de abril, cuando empezó el paro, el busto del fundador fue derribado como parte de un acto simbólico de los indígenas Misak.

El próximo domingo 25 de julio de 2021 Cali celebrará su cumpleaños 485 en medio del estallido social que fue desatado por el paro nacional que empezó el miércoles 28 de abril de este año. Ese mismo día, y como un alto reivindicativo, un grupo de indígenas Misak decidió derrumbar la estatua de Sebastián de Belalcázar, fundador de la ciudad. Para este pueblo originario la figura del conquistador español representa la violación de sus derechos y el genocidio que vivieron durante la conquista.

Desde ese momento la estatua fue retirada del oeste de la ciudad y ha sido custodiada por la Alcaldía de Cali. Ese acto tuvo muchas críticas que están presentes hasta hoy. Un grupo de concejales de la ciudad le pidió al alcalde, Jorge Iván Ospina, que el busto de Belalcázar vuelva a su sitio de origen para la celebración del cumpleaños de la ciudad.

También puede leer: ¿Repensar nuestras estatuas? Sobre la política de la memoria

“Vamos a celebrar 485 años de fundación en un pedestal vacío dada la acción vandálica del pueblo Misak y una ciudad vandalizada como se evidencia al recorrer su centro histórico y principales vías. Aún queda el rastro criminal de quienes atentaron contra los bienes públicos y privados”, aseguró el concejal del Centro Democrático, Roberto Rodríguez Zamudio.

Rodríguez aprovechó para hacer un llamado a la ciudadanía caleña para que el domingo 25 de julio haya una congregación en el oeste de la ciudad, donde históricamente ha estado la estatua, para que entre todos le pidan a la Alcaldía que vuelva a instalar el busto del fundado de Cali.

Dentro de la discusión sobre el derrumbe de varias estatuas de españoles conquistadores durante el paro nacional, surgió el tema de la validez de estos actos. Para algunos es una actividad que intenta reivindicar los derechos de los pueblos indígenas y condenar el genocidio de los habitantes de América por parte de los conquistadores. Desde la otra orilla aseguran que es algo que pasó hace más de 500 años por lo que lo consideran un acto vandálico que no tiene nada que ver con la protesta social.

“Si vamos a reubicar a Belalcázar, se debe hacer de manera legal y urge que se conozca el pronunciamiento del Ministerio de Cultura, la historia es la historia y ya no podemos cambiarla”, aseguró el concejal del Partido Conservador, Juan Martín Bravo Castaño.

Además el concejal aprovechó para decir que el departamento de Planeación, que es el encargado de la disposición del espacio público, es “ortodoxo para algunos procedimientos, más no para otros”. Esta discusión llegó hasta otros sectores de la ciudad que apoyan a los parlamentarios de la ciudad.

El periodista Mario Fernando Prado, quien además vive por el sector donde estaba la estatua, considera que sería un buen regalo para al ciudad devolver a su fundador al lugar original. Considera que este busto hace parte de los sitios turístico de Cali así como la Ermita y la iglesia de San Antonio.

Le puede interesar: Tumbando estatuas: esfuerzos para descolonizar la ciencia en Colombia

“El monumento desde que lo derribaron el 28 de abril está custodiado y hemos hecho varias visitas con expertos en restauración, estamos adelantando la tarea con la aseguradora que tiene la alcaldía para reparar este tipo de perjuicios, este es un monumento que debe tener un tratamiento especial”, aseguró Leonardo Medina, subsecretario de patrimonio de Cali.

Según las convocatorias que están circulando por las redes sociales y la hecha por el concejal Roberto Rodríguez, el próximo domingo varios ciudadanos del oeste de Cali y de otras parte de la ciudad estarán haciendo un plantón de la zona. El objetivo principal es exigir que la Alcaldía vuelva a poner la estatua en el lugar donde estuvo por más de 80 años.

Comparte:
X