Publicidad
5 Oct 2022 - 4:57 p. m.

¿Quiénes fueron las víctimas de la masacre en Cali?

Las autoridades ofrecieron una recompensa de $100 millones por los responsables, mientras que la comunidad pide mayor presencia estatal.
Desde hace dos años no se presentaba un asesinato de esas proporciones en Cali.
Desde hace dos años no se presentaba un asesinato de esas proporciones en Cali.
Foto: EFE - ERNESTO GUZMAN JR

Una recompensa de $100 millones ofrecen las autoridades por información de los responsables del asesinato de cinco personas en la madrugada de ayer, 4 de octubre, en el barrio Brisas de Mayo, de la comuna de Siloé, en Cali. Un hecho que no se registraba en la ciudad desde la tragedia de Llanoverde, hace dos años, y que hoy tiene consternada a la comunidad, que ha lanzado alertas con respecto a la presencia de grupos armados en barrios populares de la capital vallecaucana.

Lea: Lo que se sabe de la primera masacre en Cali en dos años: ¿qué hay detrás?

Los detalles del crimen se han ido aclarando con el pasar de las horas. A pesar de que se dijo que personas en moto habrían llegado donde estaba un grupo de personas compartiendo, las autoridades indicaron que habrían sido alrededor de nueve hombres encapuchados los que estuvieron circulando entre las lomas.

Al encontrarse con el grupo de jóvenes, hacia la 1:15 de la mañana, sacaron armas de calibre nueve milímetros y comenzaron a dispararles, especialmente contra dos de los que estaban en el lugar, mientras que habitantes de la zona aseguran que posteriormente se escuchó pólvora con la que habrían tratado de distraer a la comunidad.

En el sitio murieron Carlos Andrés Jiménez, de 35 años; Arley Sánchez, de 34; Víctor Alfonso Castro Cabezas, de 27, y Esteban David Vásquez Ramos, de 23, de los cuales dos tenían antecedentes. Uno por porte ilegal de armas y otro por estupefacientes.

Posteriormente, murió Luis Felipe Aguilar, de 68 años, quien presentaba graves heridas y alcanzó a ser trasladado a un centro asistencial, junto con Laura Valentina Granados y Luisa Fernanda Nieto, quienes se recuperan de las lesiones.

Habitantes del sector indican que las víctimas, en su mayoría jóvenes, eran personas del común. “Es gente de la zona, un sector empobrecido y marginado, con unas condiciones sociales complejas y en especial para la juventud que no tiene acceso a educación, proyectos sociales o un trabajo formal”, aseguró uno de los líderes de Siloé, que resalta la preocupación de la comunidad por el recrudecimiento de la violencia.

Esto se evidencia con ejemplos. Además de que la tasa de homicidios de Cali es de 24 casos por cada 100 mil habitantes, la más alta de todo el país, en mayo pasado se encontró a un hombre descuartizado que fue dejado entre bolsas, mientras hace poco más de un mes fueron encontrados los restos de una persona dentro de una alcantarilla, en la zona de ladera.

Y si bien, tanto la Alcaldía como la Fiscalía han indicado que se han presentado una reducción de estos crímenes (25 % en la ciudad y 42 % menos en la comuna de Siloé), el líder indica que los hechos son cada vez más fuera de lo común, lo que demostraría una mayor descomposición de las estructuras ilegales.

“Uno no sabe si se están reorganizando o fortaleciendo, pero este tipo de hechos sí demuestra un fracaso de la política de seguridad, lo que no solo se ve en esta comuna sino en toda la ciudad. Hace unos días se denunciaron las pintas (aparecieron grafitis de las AGC) y hace tres meses hubo un descuartizado en Las Delicias. Los que delinquen perdieron el miedo, porque no hay quien los controle”.

Sobre lo que ocurre en la ciudad, el alcalde Jorge Iván Ospina ha asegurado que “lo que más nos preocupa es que bandas criminales inician con el control de la olla del microtráfico y posteriormente, con esos recursos de renta, expanden sus tentáculos a otros escenarios formales e informales y comienzan a controlar al vendedor, al gota a gota y al mototaxista, vendiendo una falsa seguridad y se anclan como un proceso mafioso”.

La comunidad pide que la asistencia no sea temporal, sino que en verdad haya presencia de la Fuerza Pública en la comuna, no solo como medida reactiva al accionar de los grupos criminales que ya operan, sino también con un modelo preventivo de seguridad, que evite hechos de violencia como la masacre que se presentó en Brisas del Mar.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.