Publicidad
14 Jun 2022 - 2:00 a. m.

El claroscuro de la protesta estudiantil en Medellín

“¿Qué nivel de autocrítica tienen los estudiantes sobre el uso de explosivos? ¿Cuántas más Stefany, Paula y Magaly necesitamos?”, pregunta una docente que invita a la reflexión y al reconocimiento de que las expresiones en la protesta son las de unos jóvenes que desean un cambio en Colombia
Luisa Fernanda Orozco

Luisa Fernanda Orozco

Periodista de la sección Colombia
Calle Barranquilla, una de las salidas principales de la UdeA, tras los desmanes del 8 de junio.
Calle Barranquilla, una de las salidas principales de la UdeA, tras los desmanes del 8 de junio.

La trágica muerte de la universitaria Stefany Orrego Bedoya, en Medellín, tras manipular explosivos, trae a la memoria la pérdida fatal de otros cuatro estudiantes a quienes les explotaron en sus manos artefactos similares: en 2005, Paula Ospina y Magaly Betancur, y en 2019, Julián Orrego. Algo similar ocurrió en 2002 con el caso de Juan Esteban Saldarriaga, solo que él murió por el impacto de una papa bomba que iba dirigida a la Fuerza Pública.

Stefany Orrego Bedoya perdió la vida en la noche del pasado 8 de junio en Medellín. Junto a ella se encontraban tres estudiantes que resultaron heridos y fueron trasladados al hospital Pablo Tobón Uribe. La detonación sucedió en el interior de una casa del barrio El Chagualo, a pocas cuadras de la Universidad de Antioquia (UdeA), en el norte de la capital de Antioquia.

Luisa Fernanda Orozco

Por Luisa Fernanda Orozco

Periodista de la Universidad de Antioquia.@luisaorvallorozco@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.